¿Cuáles son los beneficios de tener un perro de terapia?

¿Qué es un perro de terapia?

Fuente: rawpixel.com



A principios de la década de 1970, Elaine Smith, fundadora de TDI, Therapy Dogs International, notó cómo los pacientes respondían de manera positiva cuando un capellán hacía rondas con su golden retriever. El capellán y su golden retriever parecieron alegrar el día para muchos pacientes, disfrutaron acariciando e interactuando con el perro. Los pacientes que fueron visitados por el capellán y el perro parecían estar de mejor humor después de la visita, y los estados de ánimo pueden influir en la recuperación de manera positiva.

En 1976, Elain Smith fundó TDI, y las primeras visitas de perros de TDI incluyeron cinco cuidadores y seis perros. Desde las primeras visitas, quedó claro que el TDI podría brindar felicidad a los pacientes que lo necesitaban y el TDI sigue siendo fuerte. Las organizaciones como TDI proporcionan guías y perros en muchas situaciones de terapia diferentes, hospitales, hospicios, residencias para personas mayores y grupos de apoyo son algunas de las instituciones que utilizan perros de terapia de forma regular.



Las personas que tienen ansiedad, depresión y otros problemas también pueden adoptar o entrenar a su mascota para que sea un perro de terapia. Cuando una mascota está adiestrada para ser un perro de terapia, el perro puede acompañar a su dueño a todas partes para brindarle una sensación de bienestar y seguridad. Los programas para perros de terapia difieren según el lugar donde viven el dueño y el perro, por lo que es importante consultar con los gobiernos locales y estatales para conocer los posibles procedimientos y pautas que se deben seguir. También es importante comprender que existe una diferencia entre los perros de apoyo emocional y los perros de servicio. Los animales de apoyo emocional tienen derechos limitados, mientras que los animales de servicio han completado un entrenamiento riguroso que les permite acceder a más áreas.

El AKC, American Kennel Club, tiene un curso especial que proporciona certificados de 'Buena ciudadanía canina' a los propietarios y mascotas que completan el programa. En algunos estados, este certificado es el primer paso para certificar a un perro para la terapia. El AKC proporciona literatura sobre cómo completar el programa de 'Buen Ciudadano Canino', pero depende del propietario determinar los criterios para los perros de terapia en su estado.



El programa también proporciona una etiqueta para el collar que dice Canine Good Citizen y el propietario firma un compromiso; el programa afirma que las mascotas y los dueños que aprueban el programa son 'dueños responsables y perros educados'.



Perro de terapia personal

Fuente: rawpixel.com

Los perros de terapia son una manera maravillosa de experimentar la seguridad, el amor y la influencia calmante que puede brindar un compañero canino. Los perros tienen una capacidad innata de amar incondicionalmente y, aunque esta es una afirmación común sobre los perros, vale la pena repetirla. Hay dos formas de conseguir un perro de terapia personal; puedes entrenar a uno tú mismo, o puedes encontrar a alguien que entrene a estos perros por una tarifa. Aunque cualquier perro puede utilizarse como perro de terapia, por supuesto, el temperamento es un factor clave.

Un perro de terapia es una mascota que puede acompañarte a donde vayas, por lo que debe ser tolerante con otros animales y personas. La siguiente es una lista de rasgos que debe buscar en un perro de terapia, esta lista no es la mejor, pero es un buen lugar para comenzar para cualquiera que busque un perro de terapia:



  • Una personalidad segura
  • Tolerante a otros animales
  • Cómodo en lugares públicos
    • No se sobresalta fácilmente
    • Tranquilo con sonidos fuertes
    • Tranquilo con olores extraños
    • Calma en multitudes
  • Completamente domesticado
  • Tolerante con los niños pequeños
  • Cómodo con extraños

Es importante recordar que su nuevo perro de terapia irá a cualquier lugar que usted vaya y es imposible predecir cómo se comportarán los demás con su mascota. Cuanto más entrenamiento y exposición a lugares públicos, personas y animales, mejor. Si va a entrenar a su perro de terapia, es una buena idea aprender todo lo que pueda sobre el entrenamiento de un perro.

Beneficios de tener un perro de terapia

Los beneficios de tener un perro de terapia son infinitos. Son ideales para cualquiera que esté pasando por un período emocional en su vida; ¡Solo acariciar a un perro puede incluso bajar su presión arterial! Tener un compañero cercano que ama sin juzgar, y que está ahí sin importar lo loca que se vuelva la vida, es uno de los mejores beneficios que puede ofrecer un perro de terapia.

Un perro de terapia proporciona una rutina y la rutina puede tener una influencia calmante en la vida en general. Los perros deben ser paseados, arreglados y alimentados, y esta rutina agrega estabilidad en momentos de cambio y estrés. Pasear a un perro es ejercicio y el ejercicio libera endorfinas que reducen el estrés. El acicalamiento es una actividad que desarrolla un fuerte vínculo entre una mascota y su dueño, y el acicalamiento, como el cepillado y el baño, atraerá su mente y lo ayudará a relajarse. La rutina que desarrolle con su perro de terapia es algo que recomendaría cualquier terapeuta o consejero.

Los perros de terapia también son excelentes para aliviar los síntomas de la depresión. Tener un compañero tranquilo y cariñoso que escucha sin importar qué es una experiencia increíble para cualquier persona que sufre de depresión. Los perros tienen una forma de alegrar el estado de ánimo con un poco de interacción lúdica o simplemente con una linda inclinación de cabeza. Nuevamente, la rutina requerida para cuidar a un perro de terapia puede ayudar a las personas con depresión al proporcionar actividades que requieren poco esfuerzo y una gran recompensa.

Las investigaciones han demostrado que los perros de terapia brindan una sensación de comodidad y seguridad a quienes se encuentran en situaciones estresantes. La interacción y la vinculación con un perro de terapia puede provocar que el cuerpo aumente los niveles de oxitocina, reduzca los niveles de cortisol y desencadene la liberación de dopamina. Todos estos beneficios son los que ordena el terapeuta cuando la vida se pone difícil. Los perros de terapia pueden ayudar a aliviar una transición estresante, como salir de casa por primera vez, lidiar con el dolor y pasar por un divorcio.

Razas de perros de terapia superior

Fuente: unsplash.com

Los perros de terapia son perros que brindan consuelo y afecto en hospitales, escuelas, hospicios y residencias de ancianos. Los perros de terapia también pueden ser compañeros personales y son ideales para personas con autismo y discapacidades de aprendizaje, así como para quienes tienen problemas emocionales y ansiedad. Si bien cualquier perro puede convertirse en un perro de terapia, algunas razas son más adecuadas para la tarea. Esta es una lista de perros que son adecuados como perros de terapia debido a su temperamento y habilidades naturales.

Labrador Retriever

El Labrador Retriever es un gran perro de terapia porque es naturalmente ecuánime, afectuoso e inteligente. Los Labrador Retrievers se han utilizado durante mucho tiempo como perros de servicio para ciegos y personas con discapacidades físicas, porque son muy entrenables y ansiosos por complacer a sus humanos.

Labradoodle

El Labradoodle es un cruce entre un Labrador y un Poodle y se hicieron populares a finales de los 80 por su uso como perro guía / servicio porque son hipoalergénicos. Hipoalergénico no es la única razón por la que estos perros son perfectos para el trabajo de terapia; son extremadamente inteligentes, ecuánimes y muy fáciles de entrenar.

Caniche

Fuente: pixabay.com

Los caniches son hipoalergénicos; esto los convierte en una excelente opción para perros de terapia. Son muy inteligentes, fáciles de entrenar; sobresalen en el entrenamiento de la obediencia y son afectuosos. El caniche es una raza sensible; están bien equipados para manejar cualquier situación que requiera un comportamiento tranquilo, sensible e inteligente. Los caniches vienen en algunos tamaños, caniche de juguete, caniche en miniatura y el caniche estándar.

Corgi

Como ocurre con todos los perros que se adaptan bien a la terapia, el Corgi es inteligente y cariñoso. Otra característica asombrosa es que no requieren mucho ejercicio; esto los hace perfectos para aquellos que no son muy activos. Estos perros tienen una pequeña estatura pero son muy robustos; son fáciles de entrenar y funcionan bien en cualquier situación.

Bulldog francés

Los Bulldogs franceses son comediantes, son extremadamente sociables y sus extravagantes personalidades los convierten en una raza de terapia favorita. A esta raza le encanta interactuar y entretenerse, son compactos y tienen el pelo corto que mantiene el aseo al mínimo. Puede que no sean la raza más fácil de entrenar, pero con el toque y la paciencia adecuados, se alinearán. Los Bulldogs franceses están ansiosos por complacer y les encanta ser el centro de atención.

Doguillo

Los pugs son otra opción número uno para los perros de terapia. Los pugs son una raza antigua, criados para ser compañeros y esto los hace perfectos para la terapia. Sus rostros tontos y cariñosos pueden alegrar cualquier situación y son unos artistas excepcionales. Los pugs viven para estar con su persona y les encanta la interacción humana. Inteligentes, cariñosos, tranquilos y relativamente educados, los Pugs son excelentes perros de terapia.

Rey Charles Spaniel

Este hermoso, simpático y tierno perro es un sueño terapéutico. Son inteligentes, tranquilos y ecuánimes, las cualidades perfectas para el trabajo de terapia. Esta adorable raza es obediente e interactiva, les va bien en todas las situaciones y su pequeño tamaño es ideal para el hospital y otros trabajos institucionales. Su pelaje largo y sedoso está hecho para acariciar y les encanta la atención.

Bichón frisé

¡No solo son adorables y afectuosos, sino que estos pequeños y peludos perros también fueron criados para ser perros falderos! Esta raza también se está volviendo popular como perro de servicio porque son muy leales y sobresalen en el entrenamiento de obediencia. Son pequeños y fáciles de cuidar; esto los convierte en una buena opción para cualquier situación terapéutica. Bichon Frise es popular entre niños y adultos por igual, y su naturaleza dulce es perfecta para la terapia.

Elegir un perro es el primer desafío, pero con un poco de investigación y paciencia, el perro de terapia perfecto no es difícil de encontrar. Los perros de terapia ayudan a millones de personas a lidiar con los cambios y desafíos que puede traer la vida. Tener un perro de terapia es una manera increíble de encontrar consuelo, afecto y felicidad para personas de todas las edades.