Ella quiere hijos / Él no: ¿Puede funcionar la relación?

Las relaciones están llenas de altibajos. Uno de los aspectos más tangibles de cualquier relación es la comunicación. No es tangible en el sentido físico sino en el emocional.

¿Qué sucede en una relación cuando los socios tienen expectativas diferentes? Es simple: se comprometen e intentan que funcione, ¿verdad? Desafortunadamente, no siempre es tan simple. Hay muchos casos en los que los socios luchan por diferentes cosas en una relación. Las diferencias son parte de lo que hace que muchas relaciones funcionen, pero no todas lo logran.



Fuente: freepik.com

Por ejemplo, considere una relación en la que ella quiere tener hijos / él no. ¿Puede la relación funcionar con esta magnitud de diferencias en los deseos? Hay una variedad de percepciones con respecto a la idea de traer niños a una relación. Algunas parejas prefieren o planean tener hijos una vez casados ​​o, otras creen que tener hijos fortalecerá la relación. Hay algunos que prefieren no tener hijos. En algunos casos, una pareja que quiere tener hijos a veces se enamorará de alguien que no quiere tenerlos.



El enfoque de la conversación sobre los niños es frágil y algunas parejas evitan durante el mayor tiempo posible. Es una charla importante y debe abordarse antes de que la relación avance demasiado. Independientemente de su importancia, muchas personas patinan sobre el tema, y ​​generalmente es porque no están seguros de que su pareja sienta lo mismo que ellos acerca de traer hijos a la relación. Este es un tema que debe discutirse, ya que revela lo que cada socio quiere de la relación con respecto a los niños.

Es posible que uno de los miembros de la pareja no esté seguro de si los niños son algo que quieren en el futuro. Muchos factores pueden influir en si una persona quiere o no quiere tener hijos. Los niños son una gran responsabilidad, que puede requerir un compromiso de por vida. Es normal que una persona no esté segura de si quiere tener hijos o no.



Puede resultar contradictorio darse cuenta de que existe un gran desacuerdo en una decisión tan importante en la vida. Sin embargo, ¿qué pasa si finalmente ves que simplemente no puedes llegar a un acuerdo mutuo sobre tener hijos? Ella quiere tener hijos / él no, pero ¿puede funcionar la relación?



Considera lo siguiente:

Si es un plan inmediato

Fuente: pexels.com

Si ella quiere tener hijos más temprano que tarde, puede ser mejor para él ser franco y honesto con su línea de tiempo. Si uno de los miembros de la pareja quiere tener hijos de inmediato y no está en los planes inmediatos del otro, puede que sea mejor disolver la relación. Este es el momento de hacer esas preguntas importantes. Para la pareja que quiere tener hijos de inmediato, pregúntese si esperar es algo para lo que está preparado emocional y físicamente. Para la pareja que prefiere esperar algunos años, pregúntese si formar una familia ahora le impedirá lograr otras cosas o si siente que puede ser un buen padre si tuviera hijos ahora. Ambos socios deben preguntarse si cambiar de opinión sobre cuándo tener hijos será algo que puedan aceptar en el futuro.



Si es un plan 'en el futuro'

Considere las conversaciones que ha tenido con su pareja y en qué punto de la relación desea tener hijos. ¿Puedes hacer que funcione? Esto depende en gran medida del tono de las conversaciones y de lo próximo que sea tener hijos en el futuro de la relación. Si ambos socios quieren tener hijos pero no de inmediato, una pareja puede hacer que la relación funcione. Es posible que trabajen para continuar construyendo y fortaleciendo la relación, lo que puede acercarlos y colocarlos en una posición para hacer que los niños formen parte de sus planes futuros. Si ambas partes son jóvenes, planificar para los niños en el futuro puede no ser una mala idea.

Considere varias opciones

Hay varias opciones con respecto a traer niños a la relación. Si es el miedo a cuidar a un bebé, adoptar a un niño mayor puede ser una mejor opción. Le permite evitar los primeros años de la vida del niño, lo que puede ser algo que no le incomode hacer. El enfoque más importante es considerar la razón principal que le impide querer tener hijos y determinar si existe un compromiso aceptable.

Esta puede no ser la persona para ti

A veces, no es el hecho de que una pareja no quiera tener hijos. Podría ser que no vean tener hijos con la persona que están viendo. En este caso, no es que los niños no estén en su futuro. En cambio, la pareja no es alguien con quien ven tener una relación a largo plazo, lo que también significa que tampoco considerarían tener hijos con ellos.

Después de tener en cuenta las consideraciones

Una vez que haya considerado lo anterior según se aplique a su situación específica, es hora de seguir adelante. El deseo de tener hijos está fuertemente arraigado en el corazón y la mente de algunos; les resulta difícil entender por qué nadie querría hacerlo. Aquellos que caen en la categoría de no querer tener hijos pueden tener dificultades para entender por qué otros aprovechan la oportunidad de asumir una responsabilidad tan enorme.

Si se encuentra en una situación en la que usted y su pareja enfrentan desafíos en la relación, como tener o no hijos, puede ser útil consultar a un consejero de relaciones. Además de hablar con un profesional, también debe hacer lo siguiente.

Hablar abiertamente sobre el problema

Fuente: rawpixel.com

Es fácil evitar el tema de los niños en una relación. Con mayor frecuencia se evita porque los niños pueden ser un tema complicado y la mayoría prefiere evitar el debate que pueda tener lugar. Las relaciones pueden florecer a partir de simples debates o desacuerdos, pero las complicadas, como tener o no tener hijos, no son tan fáciles de abordar o superar.

El hecho es que las mujeres suelen estar más ansiosas por abordar el tema porque su reloj biológico no está siempre a su favor. No tienen la opción o el lujo de esperar hasta que sean mayores para tener hijos. El escenario de ella quiere hijos / él no se debe comúnmente a la biología. Después de los 35 años, la fertilidad de una mujer disminuye y aumenta la probabilidad de trastornos genéticos, entre otros problemas. Las mujeres que se acercan a esa edad no siempre están en condiciones de esperar un poco más para formar una familia.

En este escenario, la pareja debe hablar sobre el tema en cuestión de inmediato. Si usted es una mujer que desea formar una familia pero está involucrada con alguien que expresa que no quiere tener hijos, debe abordarlo pronto. Si has estado saliendo durante algunos años, existe la posibilidad de que tu pareja ya haya cambiado de opinión acerca de tener hijos.

Discutir alternativas

Si desea evitar que se disuelva la relación, existen otras alternativas a considerar. Por ejemplo, puede ser una opción convertirse en padres adoptivos antes de embarcarse en el viaje de los padres. Puede ayudar a la pareja reacia a darse cuenta de lo que implica ser padre y a cambiar de opinión. Es una excelente manera de conocer de cerca la crianza de los hijos, sin hacer un compromiso permanente.

Convertirse en padre adoptivo es un proceso complicado, ya que implica que las autoridades tomen las precauciones necesarias para garantizar que ambos prospectos estén en condiciones de convertirse en padres adoptivos. También puede considerar hablar con otros padres o pasar tiempo con ellos y sus hijos. Hacerlo ofrece otra perspectiva de la paternidad. No debería ser un indicador aislado de si la paternidad es adecuada para una persona o no, pero puede ayudar con el proceso de toma de decisiones.

Las redes sociales y la televisión sensacionalizan la paternidad. Proporciona varias perspectivas sobre la crianza de los hijos, y los espectadores tienden a apegarse a los padres que les recuerdan principalmente a ellos mismos. La mayoría de los padres están seguros de que quieren tener hijos, pero se mueren de miedo una vez que se convierte en realidad. El miedo no se instala porque piensan que serán malos para ser padres. Es el miedo a no saber qué traerá cada segundo, minuto o los próximos años.

Haz lo que sea mejor para ti

El amor es una palabra grande que requiere un gran compromiso. Amar a tu pareja no significa que estarás de acuerdo en todo en la vida. Tampoco significa que podrá superar todos los obstáculos que supere. Cuando se trata de tener hijos, debes tomar una decisión consciente para hacer lo mejor para ti.

Si su pareja ha decidido que nunca querrá tener hijos, es justo. No es justo que tomes la decisión de pasar tu vida sin hijos debido a su decisión, a menos que sea lo que realmente quieres. Asegúrese de que cambiar de opinión y no tener hijos es algo en lo que podrá pasar el resto de su vida con esa decisión. A veces, el amor por una pareja puede hacer que una persona abandone las cosas más importantes de la vida, como tener una familia. Al final, lo único que importa es hacer lo correcto para ti.

Hombres y mujeres ven el espectro familiar de manera diferente

Fuente: rawpixel.com

Además de la biología, existen otras diferencias entre hombres y mujeres, especialmente cuando se trata de tener hijos. Los niños traen una variedad de cambios a una relación. A veces, es difícil abordar o comprender los cambios que pueden ocurrir.

A continuación, se presentan algunas de las diferencias más comunes que pueden afectar la diferencia en la opinión de una pareja sobre cuándo y si es correcto formar una familia.

  • Por lo general, los hombres están listos para tener hijos cuando sienten que han conocido a su compañero de vida y están lo suficientemente estables como para brindar una vida cómoda a la familia.
  • Las mujeres tienen un impulso de tener hijos que no se calma fácilmente. Cuando estén listas para convertirse en mamá, les resultará difícil deshacerse de ese sentimiento.

Los hombres y las mujeres ven la preparación para formar una familia de manera diferente. Los hombres han sido vistos como el principal proveedor de su familia durante años. Es normal que solo quieran tener hijos cuando se sientan lo suficientemente seguros económicamente para mantenerlos. Puede ser que quiera avanzar más en su carrera o seguir una educación superior antes de comprometerse.

Las mujeres suelen tener una motivación emocional para formar una familia. Ven múltiples razones para formar una familia y creen firmemente que el apoyo al niño se puede hacer con el esfuerzo de ambos padres. En cierto sentido, su impulso emocional los convence de que el amor que se tienen el uno al otro los ayudará a cuidar adecuadamente al niño.

Resumen

Las personas que deciden no tener hijos son fácilmente consideradas egoístas o indiferentes. Hay muchos conceptos erróneos en torno a las personas que optan por no tener hijos. Es importante comprender que no todos se convertirán en padres. Es una decisión importante que debe tomarse con precaución. Los niños son preciosos y merecen tener padres que les den la atención y el amor que merecen. A veces, una persona tiene que lidiar con emociones personales o superar otros problemas antes de comprometerse a cuidar a un niño. Es una decisión que debe respetarse por su carácter personal. Las parejas pueden estar de acuerdo o en desacuerdo con tener hijos, pero lo más importante es que deben hacer lo mejor para ellas y para el niño en cuestión.