Odio mi cuerpo. ¿Qué debo hacer?

Tal vez te mires en el espejo y pienses: 'Odio mi cuerpo'. O tal vez cada foto que ves de ti mismo, dices en broma: 'Odio mi cuerpo'. Sea lo que sea, tienes una imagen corporal negativa y te está destrozando.

El trastorno dismórfico corporal y los problemas de imagen corporal se han convertido en una epidemia en la sociedad moderna de hoy. Con una exposición constante a las redes sociales y una obsesión social con & ldquo; el cuerpo perfecto, & rdquo; las personas se encuentran prestando cada vez más atención a sus cuerpos.



Fuente: pexels.com

Puede obsesionarse con el cuerpo en el espejo y obsesionarse con las partes del cuerpo que antes pensaba que estaban bien. Tu apariencia física podría convertirse en tu preocupación número uno en la vida diaria, consumiendo tus pensamientos e impidiendo el día a día. Algunas personas incluso caen en un círculo vicioso de restricción de la ingesta de alimentos, frustración, atracones y pensamientos negativos.

No estás solo en este pensamiento. De hecho, la mayoría de los estadounidenses, el 79%, estaban insatisfechos con sus cuerpos en algún momento de su vida.



Esto es particularmente triste cuando se considera todo lo que nuestro cuerpo es capaz de hacer y todo lo que hace por nosotros. Tu cuerpo es más que un vehículo. El sistema nervioso se extiende por todo el cuerpo, y su salud física y mental están estrechamente entrelazadas. El odio hacia tu cuerpo se convierte rápidamente en odio hacia ti mismo y puede ser bastante perjudicial. Por favor, comprenda que sus sentimientos son normales y que no hay nada malo en usted ni en su forma de pensar. Hay formas de superar los problemas de imagen corporal y vivir un estilo de vida más saludable y menos ansioso.

¿Cómo puedes combatir estos pensamientos negativos y encontrar formas de empezar a ser más feliz en tu cuerpo?



En este artículo, discutiremos algunas de las opciones que tienes para superar el odio hacia tu propio cuerpo y avanzar hacia la formación de una relación más saludable contigo mismo y tu imagen corporal.



1. Determine si su infelicidad tiene raíces más profundas

Muchas veces, la mala imagen corporal se debe a comportamientos o momentos específicos de su vida.

Tal vez sea mirar fotos viejas de ti mismo, personas tóxicas en tu vida o compararte constantemente con las personas que te rodean. Si te encuentras diciendo, 'Odio mi cuerpo', debes averiguar por qué.

Pregúntate, ¿por qué odio mi cuerpo? Vaya más allá de las respuestas simplistas sobre características específicas. Profundice en sus experiencias pasadas y ansiedades subconscientes. Haz preguntas difíciles. Cuanto mejor comprenda sus inseguridades, más preparado estará para comprender sus juicios.



Considere esto: no hay nada intrínsecamente malo en su cuerpo solo por su apariencia. Los defectos estéticos que crees que tiene tu cuerpo son una proyección de tu propia mente. ¿De dónde salieron estas ideas? ¿Quién decidió que su cuerpo debería verse diferente de lo que ya es?

Una vez que descubra la raíz de su imagen corporal negativa, estará un paso más cerca de abordarla; algunos métodos para encontrar estas fuentes de negatividad son escribir un diario, hablar con alguien y meditar. El recuento de sus pensamientos le ayudará a descubrir qué hay debajo de la superficie de sus malos pensamientos.

2. Concéntrese en aspectos más importantes de usted mismo

Esto es más fácil dicho que hecho. No puedes evitar preocuparte por tu apariencia en algunos puntos.

Sin embargo, una obsesión por la apariencia no puede gobernar su vida diaria.

Para luchar contra esto, debes mirar más allá del cuerpo en el espejo. Tienes que estar agradecido por las cosas que tu cuerpo te proporciona además de la imagen. En lugar de repetir, 'Odio mi cuerpo' en tu cabeza, comienza a repetir, 'Estoy agradecido a mi cuerpo'.

Fuente: rawpixel.com

Esto es más fácil para algunos que para otros, pero eso no significa que tenga que hacerlo solo. Existe una gran cantidad de terapias conductuales y terapeutas capacitados para ayudar con estos problemas de salud mental.

No debes dejar que la negatividad gobierne tu vida. Tener esa voz molesta en tu cabeza que avergüenza tu imagen corporal nunca te ayudará a superar los malos hábitos. Piense en lugar de cómo su cuerpo le permite trabajar más duro y fortalecerse cada día. O quizás cómo tu cuerpo trajo niños al mundo. Hay mucho más para ti que solo las partes de tu cuerpo.

Una vez que adopte un mantra más positivo, estará un paso más cerca de la aceptación del cuerpo. Concéntrese en los objetivos más allá de la cintura y los muslos. Encuentre objetivos de acondicionamiento físico, como nuevos récords de flexiones o nuevos tiempos de millas. Considere la comida como su medicina. Los nutrientes que transporta son los que le dan un cuerpo capaz y una mente aguda. Establezca objetivos de atención plena, como leer más páginas en libros motivadores o novelas felices.

Encontrar metas más grandes que la dismorfia corporal te ayudará a darte cuenta de tu verdadero valor más allá de la apariencia.

3. Trabaje en su salud mental

No puede comenzar a remodelar su pobre imagen corporal a menos que su mente esté sana.

El aumento de peso no debería enviarle a una espiral de pensamientos negativos. Acepta los cambios. Tu cuerpo cambiará a lo largo de tu vida, al igual que tú. Esto es esperado y saludable.

Existe la idea errónea de que los problemas corporales siempre surgen del deseo de ser más deseable o más hermoso. Pero a menudo, los problemas corporales tienen mucho más que ver con la sensación de control. Quizás una persona que está lidiando con un trauma no resuelto busca editar su cuerpo, sintiendo que su cuerpo es lo único sobre lo que tiene ese control. Puede ser importante que se dé cuenta de que las ansiedades de la imagen corporal no provienen de su cuerpo físico, sino más bien de su percepción mental de él.

Si deja que los pensamientos autodestructivos continúen, corre el riesgo de desarrollar un trastorno obsesivo-compulsivo con respecto a la imagen corporal. Este trastorno puede provocar trastornos de la alimentación, purgas compulsivas y otros problemas de salud mental.

Buscar ayuda externa, como la terapia cognitivo-conductual CBT, puede cambiar su forma de pensar y ayudarlo a llevar una vida más saludable. Hay miles de profesionales en todo el país que están capacitados para ayudar a las personas que experimentan pensamientos similares.

Si le preocupa un trastorno alimentario o un trastorno de ansiedad que afecte la salud de su relación o la salud mental de sus seres queridos, considere una consulta gratuita con Regain.Us. Después de una clase gratuita, el consejero podrá decirte si debes invertir en más ayuda psicológica.

4. Tómese un descanso de las redes sociales

Los estándares de belleza cambian continuamente. Algunas épocas de la historia celebraron la piel pálida y la frente ancha. En la época isabelina, las mujeres inglesas se arrancaban la línea del cabello para que pareciera que tenían una frente prominente como la de la reina. Una audiencia moderna podría leer eso y pensar, 'Eso es' desagradable '. ¿Pero somos tan diferentes?

Los principales influencers de las redes sociales, que en ocasiones han gastado más de seis cifras en cirugía plástica, editan su apariencia física y luego venden productos que prometen hacernos parecer más a ellos. Pregúntese: ¿La industria de la belleza me ha dado un complejo con mi apariencia física para que puedan sacar provecho de ello?

Las redes sociales tienen efectos duraderos en la imagen corporal y la salud mental. Es un aluvión constante de otras personas, y a menudo nos encontramos comparando vidas. Correspondes las partes de tu cuerpo a las partes de los cuerpos que ves en una pantalla. Caes en un ciclo de autovergüenza porque no crees que estás a la altura de los ejemplos que se ven en Internet. Esto posiblemente podría conducir a un trastorno dismórfico corporal.

Puede tener una idea falsa de lo que se supone que es su imagen corporal porque la está comparando con las melodías y los filtros de caras.

Tómese un descanso de estos medios de vez en cuando. No tienes que cortarte de golpe, sino eliminar Instagram durante una hora, una tarde, un día y ver si piensas tanto en tu imagen corporal.

No corra el riesgo de sufrir un trastorno alimentario comparándose con cuerpos falsos. Deja de seguir las páginas que te hacen sentir mal contigo mismo. No vale la pena y tu salud mental te lo agradecerá.

Fuente: rawpixel.com

Las redes sociales también pueden crear una imagen corporal deficiente porque te exponen a muchas personas. Ves millones de personas que ni siquiera conoces y no habrías visto de otra manera cada vez que inicias sesión en una plataforma de redes sociales.

Encuentre modelos a seguir en su día a día. Busque personas que considere hermosas o atractivas; personas a las que conoces, con las que trabajas y respetas. Pregúntese, ¿por qué admiro a esta persona? Es posible que descubra que su admiración y afecto no provienen de características físicas específicas, sino más bien de la empatía que tienen por otras personas, el conocimiento que tienen en su campo o la pasión que tienen por un oficio. Esta belleza, inteligencia y liderazgo confiados son mucho más poderosos que las imágenes bidimensionales de su teléfono.

5. Siga los cambios

Tener una percepción negativa de su cuerpo simplemente empeora si ha tenido un cambio en su organización recientemente.

El aumento de peso, la pérdida de peso, el parto, cualquier cosa, puede hacer que recojas el & ldquo; Odio mi cuerpo & rdquo; mantra.

Si comienza a ver signos de comportamiento dismórfico corporal y comienza a crear una imagen corporal deficiente, adelante. Deseche la ropa que ya no le quede y cree un nuevo guardarropa. Es tentador quedarse con la ropa vieja, tal vez pensando, 'voy a bajar de peso'. 'Volveré a encajar en ellos'.

Solo pueden traer pensamientos negativos y conducir a comportamientos como restringir la alimentación. No vale la pena ponerse un par de jeans viejos y comprar uno nuevo es más divertido. No se avergüence de la ropa que no se ve bien, compre ropa nueva que se vea bien y se sienta bien.

La única constante en la vida cambia. A medida que avanza por la vida, inevitablemente experimentará cambios emocionales, intelectuales y espirituales. Es natural que su cuerpo cambie junto con usted. No se odie ni se castigue por atravesar fases de la vida que son completamente normales, saludables e incluso hermosas. Si estás preocupado porque tu cuerpo ha cambiado, adivina qué, no es la última vez. Eso está bien. Ir con el flujo.

6. Cuida de ti mismo

Eres más que un cuerpo. Eres un ser humano, digno y merecedor de amor propio.

Date un capricho. Decirte a ti mismo, 'Odio mi cuerpo', tener una imagen corporal negativa y golpearse a sí mismo constantemente no producirá resultados.

Necesita mimarse y tratar a su cuerpo de la forma en que necesita ser tratado. Pruebe comportamientos como viajes al spa, comer sano y prestar la atención necesaria. Estas cosas cambiarán su salud mental y ayudarán a prevenir el aumento de peso.

Presta atención a las partes de tu cuerpo que odiarías en diferentes circunstancias. Si tus piernas son un área problemática en la que tiendes a concentrarte, disfruta de un baño de burbujas e hidrata tus piernas por un tiempo. Si comienza a tener signos de dismorfia corporal, disfrute de un buen despertar y una buena comida saludable. Tu cuerpo te lo agradecerá.

7. No olvide el cuidado básico

El cuidado personal es solo una parte de la ecuación más amplia. Debe mantener la atención humana básica que a menudo se descuida y puede conducir a problemas de salud mayores.

Fuente: pexels.com

Un problema importante es beber agua y mantenerse hidratado. La gente a menudo olvida una parte tan esencial de la existencia. Otro factor que puede provocar problemas de salud es la falta de sueño. No darle a su cuerpo el sueño que necesita tendrá efectos negativos en todas las áreas. El sueño no solo puede ralentizar el metabolismo de la privación, sino que también puede contribuir a una mala imagen corporal a través de efectos en la salud mental. El trastorno obsesivo-compulsivo solo empeorará con menos horas de sueño, y solo dirás, 'Odio mi cuerpo'. más.

La dismorfia corporal es una condición debilitante que puede obstaculizar todos los aspectos de su vida. Si tiene dismorfia corporal, puede concentrarse en una parte del cuerpo y dejar que gobierne su mundo. Puede conducir a tendencias obsesivo-compulsivas y deteriorar la salud mental.

Si conoce a un familiar o amigo que sufre de dismorfia corporal o tiene experiencias familiares con dismorfia corporal, puede ser mejor derivarlo a terapia cognitivo conductual. Una condición puede empeorar rápidamente y con frecuencia se convierte en problemas mayores. Es mejor pedir ayuda antes de que la imagen de partes de su cuerpo comience a dominar su mundo. No hay que avergonzarse de buscar ayuda, y la terapia conductual CBT puede tener efectos que se traducen en todos los aspectos de la vida.

Si no puede acudir a un terapeuta debido a las condiciones de salud mundiales actuales u otros factores limitantes, considere la posibilidad de terapia en línea. El asesoramiento en línea a menudo ofrece terapia cognitivo-conductual para ayudar con el trastorno compulsivo y ayudarlo a dejar de obsesionarse con partes del cuerpo. Se puede realizar con o sin pareja.

No dejes que la dismorfia corporal controle tu vida. Hay muchos pasos que puede tomar para combatir esta condición y apaciguar sus pensamientos negativos. No estás solo en esta pelea.