Cómo reconocer y comprender a un mentiroso patológico y qué hacer al respecto

Todos hemos dicho una mentira en nuestras vidas, la mayoría de las cuales se consideran y rsquo; mentiras piadosas. & Rsquo; A veces, es para evitar los sentimientos de alguien, para protegernos de la vergüenza o el dolor, o para evitar meternos en problemas. Puede reflejar una actitud pro-social y utilizarse para facilitar un contacto positivo.

Fuente: rawpixel.com



Sin embargo, hay una gran diferencia entre mentir inofensivamente y mentir constantemente, también conocido comomentira compulsiva,mitomaniaopseudología fantástica.

El concepto de mentiroso patológico apareció por primera vez en la literatura médica por el científico alemán Anton Delbrueck en 1891, pero aún no está claro en su definición exacta. Es un tema controvertido, ya que los expertos debaten sobre si debe considerarse o no un trastorno psicológico distinto y separado.



¿Qué es un mentiroso patológico?

En pocas palabras, un mentiroso patológico es un individuo que miente compulsiva y habitualmente. Las mentiras que dicen son desproporcionadas a la realidad, pueden ser complejas y, a menudo, se manifiestan durante un período prolongado.



Para un mentiroso patológico, decir una mentira es más natural que decir la verdad, tanto es así que toda su historia y existencia pueden ser una fabricación. Mentir es como un juego adictivo para ellos.Sus comportamientos y sistemas de recompensa son muy parecidos a los juegos de azar: nunca se sabe cuándo es un bote o un premio gordo., dice la Dra. Michele Barton, directora de Psychology Life Well.



A veces, un mentiroso patológico comienza a creer sus propias historias inventadas, y algunos expertos observan que no conocen la diferencia entre realidad y ficción. Pueden ser & rsquo; funcionalmente delirantes, & rsquo; e integrando su mentira con la verdad tanto que incluso pueden pasar una prueba del detector de mentiras.

Las mentiras que cuentan tienden a ser grandiosas y extravagantes para que parezcan héroes o villanos. Ellos crean historias falsas intencional y consistentemente sin razón aparente o ganancia. Tampoco se ven disuadidos por ser descubiertos o por sentimientos de culpa.

Robert Feldman, profesor de psicología y ciencias del cerebro en la Universidad de Massachusetts, diceLos mentirosos patológicos verán una situación enteramente desde su perspectiva. No tienen en cuenta los sentimientos de los demás sobre lo que podría suceder como resultado de sus mentiras.

En consecuencia, las relaciones de un mentiroso patológico normalmente fracasan debido a la falta de confianza y respeto. Su mentira puede conducir a problemas serios, como fraude, difamación y quiebra, y llevarlos a complicaciones legales. Además, puede destruir su carrera y dañar cualquier perspectiva que puedan tener.



Comprender la necesidad de mentir de un mentiroso patológico

Hay algunas razones y factores a considerar cuando se habla de por qué un individuo miente patológicamente.

Sus historias están fabricadas en gran parte para estimular su ego, buscar simpatía o admiración, o vivir una fantasía. También pueden mentir para llamar la atención y aliviar el aburrimiento. William Healy, M.D., escribió:Todos los mentirosos patológicos tienen un propósito, es decir, decorar su persona, decir algo interesante, y un motivo del ego siempre está presente. Todos mienten sobre algo que desean poseer o ser.

Los mentirosos patológicos tienden a tener una ansiedad profundamente arraigada, una baja autoestima y un miedo al rechazo, lo que hace que digan mentiras elaboradas. Tienen problemas para aceptar la verdad por lo que es y creen que sus vidas no son lo suficientemente interesantes. Como resultado, utilizan la mentira como una especie de mecanismo de defensa poco saludable para proteger su psique y satisfacer su necesidad de aceptación. Sin embargo, esto provoca más ansiedad en el individuo ya que la fachada que han creado ahora debe recordarse y mantenerse.

Fuente: rawpixel.com

Este comportamiento generalmente proviene de una edad temprana, y una revisión sugiere que el inicio promedio de la mentira patológica es alrededor de los 16 años. También puede ser el resultado de un entorno o crianza traumáticos.

La extorsión o el abuso repetidos por parte de una pareja o cónyuge pueden desarrollar una necesidad reflexiva de mentir. Algunos mentirosos patológicos crecieron en hogares tan negligentes y abusivos que la mentira persistente se desarrolló como un mecanismo de supervivencia. La investigación ha encontrado que el 30% de los mentirosos patológicos tenían un entorno familiar caótico e inestable en el que un miembro de la familia tenía un trastorno mental. Otro estudio reveló que los niños que mienten compulsivamente luchan con depresión leve, ansiedad y baja autoestima.

Barton dice de nuevo,Los mentirosos patológicos suelen ser personas muy inseguras criadas por padres muy autoritarios y estrictos que no aceptaban a esa persona como era, por lo tanto, la [persona] tenía que crear una persona que fuera adorable y aceptable para sus padres para evitar el castigo, la vergüenza y vulnerabilidad.

Además, existen factores fisiológicos que pueden contribuir a que alguien mienta repetidamente. Un estudio encontró que los mentirosos patológicos tienen la proporción opuesta de cortisol y testosterona en comparación con la mayoría de las personas, lo que les permite actuar de manera agresiva sin preocuparse por los riesgos. Otro estudio en 2007 reveló que tenían un aumento de materia blanca prefrontal que los predispone a mentir patológicamente.

Curiosamente, la mentira compulsiva está relacionada con una variedad de otros trastornos.

Un estudio en Pseudologia Fantastica realizado por B. H. King y C. V. Ford encontró que el 40% de los pacientes que eran mentirosos patológicos informaron además anomalías como epilepsia, TDAH y traumatismo craneal. Está relacionado con los trastornos de la personalidad, como los antisociales, histriónicos y narcisistas, que pueden no sorprender; la mayoría de las personas que mienten compulsivamente poseen rasgos narcisistas que les permiten hacerlo con facilidad. La mentira patológica también se ha relacionado con la ansiedad, la depresión y el trastorno obsesivo compulsivo.

Cómo reconocer a un mentiroso patológico

Puede ser difícil identificar a un mentiroso patológico, ya que no todas sus mentiras son elaboradas o exageradas y porque no muestran los signos de alguien que miente, como evitar el contacto visual o pausas largas. Esto los convierte en buenos, ya veces excepcionales, mentirosos.

Además de eso, puede ser muy frustrante para los amigos y familiares de un mentiroso patológico, ya que cuentan historias inventadas que parecen no tener ninguna motivación, beneficio o propósito externos.

Aquí hay algunos signos de que está lidiando con un mentiroso patológico:

  • Son narradores fantásticos, animados y saben cómo cautivar y sorprender a la audiencia. Cuentan historias que son elaboradas, extravagantes y dramáticas sin dejar de ser convincentes al mismo tiempo.
  • Les gusta hablar sobre logros y experiencias que los hacen parecer heroicos o que provocan la simpatía de los demás utilizando historias que los hacen aparecer como víctimas, rara vez como el villano o el antagonista. Solo elaborarán historias detalladas que respalden la imagen que quieren retratar y que suscitarán admiración o simpatía. Por ejemplo, un mentiroso patológico puede mentir acerca de conocer a muchas personas famosas o de cuánto dinero tiene para presentarse como una persona de poder e influencia.
  • Son muy elocuentes y saben cómo relacionarse con los demás de una manera encantadora. Pero a pesar de que pueden hablar, no serán muy específicos al responder una pregunta y, en cambio, darán una respuesta vaga.
  • Es posible que no puedan contar la misma historia correctamente más de una vez, ya que han olvidado detalles anteriores. Embellecerán aún más una historia debido a este problema.
  • Es posible que mientan sobre sus afecciones médicas para buscar simpatía o atención que uno podría recibir en un hospital, lo que puede llevarlos a recibir tratamientos que no necesitan. Esto se llamatrastorno facticio.

Además, un mentiroso patológico posee habilidades verbales superiores al promedio y es dramático con sus palabras. Dicen mentiras con un nivel aparentemente alto de confianza, lo que les permite hacerlo con éxito. Y debido a la naturaleza de la mentira compulsiva, tienden a pensar con rapidez y ser creativos.

Fuente: rawpixel.com

Qué hacer si alguien es un mentiroso patológico

Un mentiroso patológico es un experto en ocultar su verdadera personalidad y disfrazar hábilmente sus vidas para hacerte creer lo que ellos quieren que creas. Aunque estar cerca de un mentiroso patológico puede ser frustrante y exasperante, hay cosas que puede hacer para sobrellevarlo.

Se paciente.Incluso si sabe que alguien está mintiendo, no lo exacerbe enojándose. En cambio, sea comprensivo y firme.

Espere la negación.Incluso si te enfrentas a un mentiroso patológico, él negará que miente y posiblemente se enoje o se sorprenda por la acusación. No les gusta que se les dude y estarán a la defensiva o evasivos cuando se les pregunte.

Muestra empatía.Tenga en cuenta que la mentira patológica no es una forma de lastimarlo, pero puede ser impulsada por un trastorno subyacente. Teniendo esto en cuenta, recuérdeles que los valora por lo que son y no por lo que tienen o han hecho.

No se involucre en su comportamiento.Deje que la conversación se detenga en su historia o cuestione lo que están diciendo, ya que esto puede llevarlos a detener la mentira que están diciendo. También puede alejarse de ellos si sabe que están mintiendo.

Anímelos a que consideren buscar ayuda.Si alguien que le importa es un mentiroso patológico, vale la pena expresar su preocupación por su bienestar, ya que esto puede alentarlo a buscar ayuda. Pueden beneficiarse del apoyo de un profesional de la salud mental como un terapeuta, que puede ayudarlos a aprender habilidades de afrontamiento más saludables, ayudarlos a reducir la impulsividad y tratar cualquier trastorno subyacente.

El Takeaway

Tratar con un mentiroso patológico de manera efectiva debe comenzar con una comprensión de por qué hace lo que hace. Aunque los mentirosos patológicos adultos son más difíciles de tratar que los niños, si se mantienen firmes y solidarios, es posible que obtengan la ayuda que necesitan y merecen.