Cómo responder cuando su hijo dice 'Odio a mis padres'

La mayoría de los niños lo han dicho. De hecho, si su hijo aún no lo ha dicho, es probable que sea solo cuestión de tiempo. La frase 'Odio a mis padres' es una afirmación que la mayoría de los padres escuchan al menos una vez en la vida. ¿Cómo maneja tal afirmación? Es probable que la respuesta que brinde sea lo que corrija o incite el comportamiento.

Fuente: freepik.com



Como padres, usted y su pareja (o copadre) son responsables de abordar la afirmación de 'Odio a mis padres' de manera lógica en lugar de emocionalmente. Si tiene problemas para abordar el problema sin sentirse demasiado enojado, puede buscar ayuda profesional en forma de un consejero que pueda guiarlos a usted y a su pareja a través de ejercicios que los ayuden a mantener la calma.

Para que sus hijos aprendan a evitar exclamar cosas hirientes, usted, como padre, debe aprender a hacer lo mismo. Comprender de dónde provienen este tipo de declaraciones es fundamental para llegar al meollo del problema. Solo entonces podrá responder de la mejor manera.



¿Por qué los niños dicen: 'Odio a mis padres'?

Hay una variedad de explicaciones que arrojan luz sobre las palabras crueles de un niño. Sepa que a pesar de sus afirmaciones hechas en el calor del momento, su hijo no lo odia realmente. De hecho, probablemente te ama más que a cualquier otra cosa. Hay una serie de razones por las que esas palabras podrían haber sido pronunciadas, ninguna de las cuales implica odio real. Esas razones incluyen dificultad para lidiar con las emociones y simplemente tratar de hacerle sentir cómo se siente él o ella.



En realidad, las emociones son un concepto difícil de abordar para los jóvenes. Incluso los adultos luchan por mantener sus reacciones ante situaciones emocionalmente desafiantes dentro de estándares sociales aceptables. Es fácil enfadarse y decir algo que en realidad no sientes. Si los adultos cometen este error, ¿cómo podemos esperar que los niños no lo hagan? Como padres, usted es responsable de enseñarle a su hijo cómo evitar decir cosas hirientes.



Fuente: rawpixel.com

Es posible que su hijo se sienta enojado, triste o herido. Sin embargo, no están equipados con las habilidades necesarias para decirte cómo se sienten, por lo que en su lugar dicen: '¡Odio a mis padres!' Es una declaración hiriente, pero no una que tenga mucho significado; al menos, no hay significado en las palabras en sí mismas.

El significado, más bien, proviene de la forma en que se dice la declaración. La forma en que se dicen las palabras puede darte una idea de por qué proceden de la boca de tu hijo. Preste atención a cómo se dicen las palabras: ¿están enojados o tristes? Comprender cómo se siente realmente su hijo es el comienzo para saber cómo debe reaccionar.

Su reacción no debe caer en la segunda razón por la que su hijo dijo esas temidas palabras. Cuando su hijo dice esta frase como un intento de hacer que usted sienta lo que siente, es probable que esté esperando cierta reacción. Las palabras impulsadas por la ira podrían enfadarlo inicialmente. Dado que esto es lo que probablemente esté buscando su hijo, es mejor no responder de esta manera. Responder correctamente es clave para evitar que la declaración se repita en el futuro. Estás dando ejemplo con tu respuesta.



La respuesta de un padre

Fuente: freepik.com

Ser informado de que su hijo lo odia puede provocar una serie de reacciones. Algunos padres se enojan. Otros se entristecen instantáneamente. Incluso podría congelarse. Es importante comprender que la forma en que responde le enseña a su hijo a responder también. Predicar con el ejemplo.

Antes de decir algo en respuesta a la declaración de su hijo, recuerde tomar nota de cómo se siente. Obtener una lectura de sus emociones puede dictar cómo debe responder. Las palabras que dices pueden ser útiles, pero tu comportamiento es igualmente importante.

Ya sea que su hijo esté enojado o triste, es imperativo que mantenga la calma. Actúe como un ejemplo a seguir para su pequeño. Si se pone nervioso, es probable que su hijo responda de la misma manera. Respire profundamente si es necesario y luego ubíquese en el mismo nivel de los ojos de su hijo pequeño. Puede ponerse en cuclillas, levantarlo o sentarse juntos para poder comunicarse cara a cara.

¿Qué tiene la comunicación con un niño de esta manera que ayuda a la situación? En pocas palabras, ya no le está hablando mal a su hijo. En cambio, puede hablar al mismo nivel y hacer que él o ella sienta que está escuchando lo que tiene que decir. Ponerse en su nivel también les hace sentir como si no fueras solo una figura de autoridad, eres mamá o papá y te preocupas. Es importante que realmente escuche y tenga el lenguaje corporal para demostrarlo.

Una vez que usted y su pequeño estén al mismo nivel, pueden expresar su comprensión. Podrías decir: 'Entiendo que te sientes enojado' o 'Puedo ver lo triste que te sientes'. Si sabe exactamente por qué su hijo se siente así, ayúdelo a explicárselo. Esto podría incluir decir: 'Estás molesto porque no voy a permitir más tiempo frente a la pantalla y eso te hizo sentir enojado'. Su hijo puede saber que está enojado, pero no está seguro de por qué o cómo expresar ese enojo de una manera estructurada. Al enseñarle a su hijo a expresar sus sentimientos de la manera más sencilla, al decirlo, puede ayudarlo a identificar la causa de su enojo y fomentar la habilidad de hablar sobre sus sentimientos.

Al ayudar a su hijo a identificar la causa de su enojo, puede prepararlo mejor para manejar las emociones en el futuro. Hoy en día, muchos adultos mantienen sus sentimientos reprimidos porque nunca se les enseñó cómo explicar lo que sienten. No abordar las emociones a cualquier edad puede ser difícil para las relaciones. Es importante comunicarle a su hijo la importancia de compartir sus sentimientos, pero también es imperativo que hable sobre cómo sus palabras pueden afectar a los demás.

Durante su conversación, debe abordar cómo decir que odian a alguien puede herir los sentimientos de los demás. Trate de que su hijo imagine cómo se sentiría si esas palabras fueran dirigidas a él. Camine con ellos para que puedan ponerse en los zapatos de otra persona y comprender mejor el daño que pueden causar las palabras. Hable sobre esos sentimientos y cómo manejarlos. Es un gran momento de enseñanza en la vida de un niño, así que asegúrese de enfocarse en ellos y en la situación en cuestión. Esta no es una conversación para tener mientras mira hacia arriba desde el desplazamiento de las redes sociales o mientras prepara la cena. Debe tomarse en serio.

Cuando su hijo se sienta enojado, dígale que simplemente puede decir: 'Estoy enojado'. Puede dar un paso más y enseñarle a su pequeño a explicar por qué está enojado. A una edad temprana, el papel de los padres es ayudar a su hijo a lidiar con sus emociones de una manera constructiva. Puede hablar sobre las malas maneras de manejar la ira y las buenas maneras. Incluso puede convertirse en una especie de juego para que su hijo quiera aprender. Si él o ella todavía está molesto, enséñele cómo llamarse a sí mismo. Por ejemplo, cuando su hijo exprese enojo, siéntese con él y respire profundo y lentamente. Cuanto más trabaje un padre con su hijo en este tipo de respuesta, más podrá el niño hacerlo por sí mismo.

Al guiar a su hijo en las formas más efectivas para manejar la ira y otras emociones, él o ella puede manejarlas mejor. Esto ayudará a evitar futuras exclamaciones de 'Odio a mis padres'. Si bien ayudar a su hijo a lidiar con sus emociones puede hacer que este tipo de arrebatos sean menos frecuentes, es importante recordar que los niños son personas y están lejos de ser perfectos. Pueden crecer para expresar sus emociones de una manera saludable, pero es un largo camino para llegar allí.

Futuras lecciones de bondad

Fuente: freepik.com

Enseñar a los niños a comunicar sus sentimientos es una habilidad de por vida que debe practicarse. Manejar la situación de 'Odio a mis padres' de manera adecuada también puede expandirse a otros eventos de la vida. Brinda la oportunidad de abordar los sentimientos y prevenir otros malos comportamientos similares. Cuando un niño comprende mejor los sentimientos, no solo comprende los suyos, sino que también puede ver cómo se sienten los demás.

Un niño que comprende cómo las palabras pueden herir es uno que tiene menos probabilidades de infligir daño emocional a otra persona. Al responder apropiadamente a los arrebatos como padre, él o ella pueden aprender a controlar mejor sus reacciones a las emociones. Críe a alguien que comprenda la bondad reaccionando con bondad al comportamiento negativo de su hijo.