Cómo la pérdida de un padre afecta las relaciones y qué hacer

El duelo después de la muerte de uno de los padres es doloroso y, a veces, cedente. La mayoría de las personas perderán una figura paterna durante su vida.

Dicho esto, no afecta a todos de la misma manera. Para quienes tuvieron tiempo de prepararse y despedirse, puede que no sea tan difícil como para las personas que perdieron a un padre en su infancia o cuya muerte fue inesperada.

Fuente: pixabay.com

Algunos estudios sugieren que el dolor inédito puede causar problemas de salud física. En otras palabras, no puedes ignorar el dolor. Debe sentirse y tratarse. Eso es más fácil decirlo que hacerlo.

Este artículo cubre lo que sucede después de la pérdida de un padre en nuestra psique, cómo eso afecta a otras relaciones y qué puede hacer para superar el dolor de modo que pueda aparecer en sus relaciones.

Primero, hablemos de lo que sucede psicológicamente.



Las etapas del duelo

Probablemente ya esté familiarizado con las cinco etapas del duelo, creadas por la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross. Las etapas del duelo se utilizaron por primera vez para describir la reacción de un paciente que recibe un diagnóstico grave. Desde entonces, se ha ampliado para incluir la reacción de los miembros de la familia que también reciben la noticia de un familiar con una enfermedad terminal o su reacción después de una pérdida, como la muerte.

Las etapas son:

  • negación
  • ira
  • negociación
  • depresión
  • aceptación

La relación entre padres e hijos es sólida. Los padres o tutores son las primeras personas que conocemos cuando estamos creciendo. Por lo tanto, perder a un padre puede ser una de las formas de duelo más difíciles de superar.

Un estudio de padres que perdieron un hijo a causa del cáncer encontró que algunos padres no habían procesado su dolor entre cuatro y nueve años después. Los padres que no habían superado su dolor tenían más probabilidades de tener ansiedad, depresión y poca satisfacción con la vida.

Si bien se puede argumentar que la pérdida de un hijo es diferente a la pérdida de un padre, ambas son pérdidas personales duras. El estudio destaca que ignorar su dolor no lo hará sentir mejor. Hace la vida más miserable.

La depresión no solo nos afecta. Afecta a todos los que nos rodean. La depresión puede llevar a una perspectiva más negativa de la vida, menos motivación para levantarse por la mañana o seguir con la vida diaria y menos interacción social. Eso lastima las relaciones. Cuando los esfuerzos por ayudar se encuentran con indiferencia, pueden crear una ruptura en la relación.

Cuando alguien se atasca en una fase de las cinco etapas del duelo, permanecerá en esa fase hasta que decida superarla. Eso no quiere decir que sea fácil. La depresión puede ser un trastorno paralizante. Más adelante, repasaremos los ejercicios que pueden ayudarlo a pasar a la siguiente fase.

Entonces, ¿qué está pasando en la cabeza de una persona en duelo?

Procesando el dolor

Un estudio en The American Journal of Psychiatry descubrió que muchas áreas se activan durante el duelo de un ser querido. A los participantes se les mostraron fotografías, a veces de extraños y a veces de la persona fallecida. Se emparejó con una palabra que tenía que ver con la persona fallecida o una palabra neutral.

Fuente: rawpixel.com

Descubrieron que el dolor se dirige a una gran cantidad de regiones del cerebro. Y las regiones dependían de si la palabra, la imagen o ambas estaban relacionadas con el fallecido.

Regiones activadas cuando se emparejaron la palabra y la imagen:

  • la corteza cingulada posterior: tiene muchas funciones, pero desempeña un papel en el dolor y la recuperación de la memoria episódica
  • circunvolución frontal medial / superior: se cree que contribuye a funciones cognitivas superiores y a la memoria de trabajo
  • cerebelo: coordina los movimientos oculares, la memoria muscular y las habilidades motoras

Cuando la palabra o la imagen aparecían por separado, se resaltaban otras áreas distintas.

El estudio concluyó que el duelo afecta:

  • Procesando
  • mentalizando
  • recuperación de memoria episódica
  • procesando rostros familiares
  • imágenes visuales
  • regulación autonómica
  • coordinación de las funciones anteriores

Este fue un estudio pequeño, por lo que debe realizarse un seguimiento con estudios más grandes. También parece obvio que mirar a un ser querido fallecido iluminaría partes del cerebro que procesan rostros familiares. El estudio también mencionó que todos o la mayoría de los participantes tuvieron momentos en los que se derrumbaron y en realidad estaban en estados de duelo.

Muestra que el dolor es un proceso muy interno. La pérdida de un padre significa repasar los recuerdos y tratar de comprender su ausencia. Dado que suceden muchas cosas en el interior, sea proactivo al pedir tiempo a solas y hablar sobre sus sentimientos. Sepa que no tiene que pasar por esto solo. Suceden muchas cosas en el interior que puede que tenga que resolver solo, pero hay personas en su vida que quieren estar allí para apoyarlo. Déjales entrar.

Trauma

Cuando el trauma está involucrado en la pérdida de un padre, puede resultar en PTSD (trastorno de estrés postraumático).

Los síntomas del PTSD incluyen:

  • avalancha de flashbacks
  • pesadillas
  • problemas para dormir
  • respuestas emocionales inusuales
  • emociones intensificadas
  • cambios de humor
  • pensamientos suicidas
  • desinterés general

La frase cliché: 'Lo veo cada vez que cierro los ojos' puede ser una realidad para las personas con TEPT. Y puede tener consecuencias en todos los ámbitos de la vida. Especialmente para los niños, el trauma puede afectar negativamente el resultado de su vida. El trauma infantil está relacionado con un peor desempeño escolar e incluso con la deserción.

Como mencionó el estudio en The American Journal of Psychiatry, la parte del cerebro que coordina el movimiento de los ojos se activa durante el duelo. Para las víctimas de un trauma, el lugar al que estaban mirando cuando ocurrió el accidente puede desencadenar una respuesta de estrés.

Fuente: rawpixel.com

La terapia de localización cerebral puede ofrecer alivio. Es una forma más nueva de terapia que utiliza la mirada para superar el dolor. Los resultados pueden ser rápidos y se realiza con un terapeuta autorizado.

Otra opción es hacer el siguiente ejercicio, que se encuentra enEl experimento de la dichapor Sean Meshorer. Tiene dos partes.

Parte uno:

  1. Sea curioso. Averigua por qué te sientes tan negativamente acerca de esta persona / situación / evento. ¿Cuáles son las razones específicas de sus pensamientos y sentimientos al respecto? Escríbelo. Puede estar en un párrafo o en una lista.
  2. Ahora quítese de la ecuación. Imagina que eres un extraño que mira la situación de la manera más objetiva posible. ¿Es la situación permanente o se puede cambiar? ¿Es personal para usted o no es específico en absoluto? Si algunas de las observaciones negativas que hizo parecen precisas, ¿qué tiene de positivo la situación? Enumere cada oportunidad o hecho positivo sobre la situación que pueda, sin importar cuán pequeño sea.
  3. Replantee su pensamiento original. Repita la situación con la mayor precisión posible. Elimine todo lenguaje distorsionado que incluya sesgos de exageración o negatividad. Incluya solo hechos y observaciones objetivas tanto como sea posible.

La segunda parte:

  1. Piense en la situación. Piense en cada elección, opción y dirección posibles que podría tomar esta situación. Tenga en cuenta las cosas que están fuera de su control y bajo su control que podrían ser posibles. Enumere las opciones más optimistas, así como las más deprimentes.
  2. Revise la lista. Elija la mejor opción o resultado posible que pueda permitirse creer. Si tiene la posibilidad de hacerse realidad y es el mejor resultado que puede ver, hágalo.
  3. Pregúntese: ¿Cómo puedo reorientar mis elecciones, decisiones o vida para aumentar las probabilidades de que ese resultado positivo se haga realidad? Cree una lista de todas las acciones, estrategias y enfoques de mentalidad que pueda pensar que podrían hacer que ese resultado positivo sea más probable. Anote todo lo que se le ocurra, incluso si suena loco. (Ejemplos: visualización, afirmaciones, hablar con alguien en quien confía, etc.)
  4. Realice algunas de las acciones que enumeró anteriormente. Decide que no importa qué, harás todo lo posible para crear un resultado positivo en el que puedas creer.

En el contexto del trauma, este ejercicio aliviará algo de la impotencia que puede acompañar al trauma. No es posible devolver la vida a una persona fallecida, pero es posible encontrar la paz en su ausencia. Su resultado positivo podría ser tan simple como querer sentirse menos triste cuando piensa en ellos o apoyar más a otros miembros de la familia en duelo.

Con solo elegir concentrarse en las posibilidades y acciones positivas para lograrlo, se sentirá más empoderado. Te da un plan para que ya no te sientas estancado. También le ayuda a reconocer patrones de pensamiento negativos que pueden provocarle depresión.

Más ejercicios para curar

El trauma es un término cargado. Incluso si no siente que experimentó un trauma después de la muerte de un padre, el ejercicio anterior puede ser útil. Es posible que sepamos que tenemos que superar nuestro dolor, pero no sabemos cómo. El ejercicio anterior y los que está a punto de aprender le brindarán el marco que necesita para lidiar con su dolor.

Entonces, ¿por qué es importante superar el dolor? La cultura popular tiene una cantidad de tiempo 'aceptable' para el duelo. A menudo, se espera de nosotros que nos levantemos y sigamos adelante antes de que estemos listos. Ponemos una cara valiente y fingimos que no sentimos nada.

Esta mentalidad de fingir que todo está bien puede ser perjudicial para nosotros y nuestras relaciones cercanas. Si quieres curarte, tienes que afrontar el dolor.

Sientelo

Si bien no quiere sofocar su dolor, eso no significa que tenga que llorar las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Está bien tomarse un descanso con distracciones cuando te sientes abrumado. Sea lo más consciente posible durante este tiempo para saber cuándo necesita encontrar una distracción y cuándo debe sentarse con su dolor.

Sentarse con su dolor es exactamente como suena. Tómese su tiempo, libre de distracciones, y proceselo. Puede hacerlo con alguien en quien confíe o solo. Permítase llorar si es necesario. No es cómodo, pero vale la pena. Cuando pase la ola, puede volver al modo de distracción si se siente más cómodo.

Aquí tienes una lista de distracciones saludables:

  • pasar tiempo con familiares y amigos (jugar juegos de mesa, dar un paseo, etc.)
  • reír (ir a un evento de comedia o transmitir uno)
  • Aprende una nueva habilidad
  • limpiar (tener un espacio ordenado puede actuar como ejercicio físico y aliviar el estrés)

Asegúrese de esparcir momentos de dolor entre distracciones. Si no se está dando la oportunidad de llorar, hable con alguien al respecto. Puede ver a un terapeuta o apoyarse en un amigo de confianza para obtener alivio.

Llevar un diario

A veces, nuestros pensamientos no son tan coherentes como pensamos. A menudo pensamos en imágenes, por lo que el acto de convertir esas imágenes en oraciones puede ser una práctica curativa. Utilice estas dos indicaciones del diario para expresar sus sentimientos con palabras.

Fuente: pixabay.com

Mensaje de diario n.º 1

Julia Cameron, autora deEl camino del artista,tiene un ejercicio que le gusta llamar Morning Pages. Es un simple ejercicio de diario que les dice a sus alumnos que hagan todos los días. Se le ocurrió como una forma de eludir su corteza prefrontal y escribir sin juzgarse tanto a sí misma, pero no es solo para escritores.

Personas de todos los orígenes y carreras han utilizado las páginas matutinas para comprender sus patrones de pensamiento, aliviar el estrés y no permitir que esos pensamientos controlen su día. Es un proceso simple que cualquiera puede hacer. Todo lo que necesitas es un diario y un bolígrafo. Si todo lo que tienes son trozos de papel, eso también puede funcionar.

Aquí están las pautas:

  • escribir 3 páginas seguidas
  • evitar tomar descansos
  • hazlo por la mañana (cuanto antes, mejor)
  • mantenlo en privado

¡Eso es todo! No importa sobre qué escribas. Puedes desahogarte de tus sentimientos, escribir tu lista de cosas por hacer, agregar afirmaciones o lo que quieras. Si quieres agregar algo de positividad, puedes escribir de 3 a 5 cosas por las que estés agradecido.

Se llaman páginas matutinas por una razón, pero si por alguna razón se siente más inclinado a escribir por la noche, hágalo. También puede mirar hacia atrás cada pocas semanas y leer lo que escribió. Podrá notar cualquier creencia negativa que siga apareciendo y ver cuánto progreso ha logrado.

Mensaje de diario n.º 2

Ya sea que hayas tenido la oportunidad de despedirte de tus padres o no, es posible que todavía haya cosas que desearías haber dicho.

Escríbeles una carta y diles todo lo que quisiste decir, pero no tuviste la oportunidad de hacerlo. Si lo desea, puede optar por enterrar la carta con ellos o dejarla en su tumba. También puede enviarlo por correo a su dirección anterior o guardarlo en un cajón. Lo que te parezca mejor.

Esta carta no tiene que ser perfecta. Si olvidó agregar algo, siempre puede escribir una segunda letra. Te dará una sensación de cierre y te acercará a seguir adelante.

Maximice el cuidado personal

Especialmente para los cuidadores primarios, el cuidado personal pasa a un segundo plano durante el declive de los padres. Eso puede hacer que se acumulen facturas y quehaceres. El dolor, combinado con el estrés, puede ser una combinación inestable. Por eso es tan importante ponerse a usted mismo en primer lugar durante este tiempo.

El cuidado personal puede parecer egoísta, pero no lo es. Piénselo de esta manera: cuando se cuida a sí mismo, estará en un mejor lugar mental y emocional para estar allí para otras personas. Cuando esté en un mejor estado mental, será menos probable que esté distante en las otras relaciones con las personas que lo necesitan.

Durante una pérdida, podemos olvidarnos de las personas que todavía están frente a nosotros. Estamos tan concentrados en nuestra pérdida que nos las perdemos. Hacer las tareas del hogar distraídamente y hacer recados para otras personas no cuenta. El autocuidado te hace más receptivo y presente a las otras personas en tu vida. Si tiene problemas para pensar en lo que significa el cuidado personal para usted, pruebe el siguiente ejercicio.

Hacer una lista de alegría

Para los donantes y las personas que no se ocupan de cuidar a otras personas, es posible que no sepan cómo cuidarse a sí mismos. En este caso, haz una lista de las cosas que te hacen feliz. Puede ser tan pequeño como mirar las nubes o tan grande como tomarse unas vacaciones de fin de semana.

Utilice la lista de alegría para incorporar momentos de alegría y cuidado personal en su vida diaria. Eso significa elegir al menos un elemento de la lista cada día. No dude en repetir ciertos elementos de la lista con la frecuencia que necesite. Si solo tiene tiempo para leer durante 30 minutos durante la semana y eso está en su lista de alegría, entonces hágalo.

Fuente: rawpixel.com

Aquí hay una lista de rituales de cuidado personal que no toman mucho tiempo:

  • leyendo
  • meditación
  • dar un paseo por tu barrio
  • fiesta de baile en la cocina
  • tomar un baño o una ducha
  • luz de las velas
  • consíguete flores
  • haz una sesión de limpieza rápida

No pongas la excusa de que no tienes tiempo suficiente para cuidarte. Tómate el tiempo. Tu lista de alegría puede verse muy diferente a la de los demás. Siempre que las prácticas sean seguras y no autocríticas, haz tantas como puedas.

Un artículo de Harvard Health Publishing también sugiere estas actividades basadas en un estudio de reducción del estrés en personas en duelo:

  • tomar yoga, tai chi o qigong
  • mantener una dieta saludable
  • seguir una buena higiene del sueño
  • Muévanse
  • monitorea tu salud
  • buscar el apoyo de grupos sociales

En caso de duda, comuníquese con amigos cercanos y familiares o con un terapeuta para obtener orientación. Perder a un padre cambia la vida, pero no tiene por qué ser así. Tómese todo el tiempo que necesite para llorar y esté abierto a recibir ayuda. Fingir que no es real, no hará que el dolor desaparezca. Se mantendrá más tiempo cuanto más luches contra él.