Amor santo: una relación de la que tu fe estaría orgullosa

Ya sea que usted y su pareja tengan el mismo sistema de fe o no, mantener sus creencias en el centro de su relación tiene muchos beneficios. No solo será más probable que ustedes dos trabajen juntos en tiempos de desafíos, sino que también podrán hacer crecer su relación espiritual. Aquí hay algunas formas de mantener el amor santo como parte de su vida.

Comunicarse con frecuencia



Fuente: unsplash.com

La mayoría de las religiones tienen la creencia básica de amarse unos a otros. Una de las formas más fáciles de demostrar amor por su pareja es mantener una comunicación abierta con ella. Esto significa no solo decir lo que piensas y hablar entre ellos a menudo, sino escuchar activamente los pensamientos, ideas, preocupaciones y temores de los demás.



Tener fuertes habilidades de comunicación en su relación puede reducir drásticamente las posibilidades de discusiones frecuentes, sentimientos heridos y necesidades insatisfechas. La mayoría de las religiones fomentan la idea de hablar y escuchar a Dios, un ser divino, o incluso a uno mismo para conectarse mejor con su espiritualidad. Hablar y escuchar a su ser querido con un corazón sincero, de la misma manera, no arrojará resultados menos efectivos.

Estar ahí el uno para el otro



Lo más probable es que su fe tenga algunas ideas sobre amar a los demás, cuidar a los enfermos o ayudar a los menos afortunados. Si bien la mayoría de estos problemas son a gran escala y generalmente se resuelven para quienes están fuera de su relación, una forma de hacer eco de estas enseñanzas en su vida diaria es simplemente estar ahí para la persona que ama.



Esto significa apoyarlos física, emocional y mentalmente (dentro de límites saludables) y alentarlos a ser la mejor versión de sí mismos que pueden ser. Esto también significa amarlos y apreciarlos sin juzgarlos, ayudarlos a lograr sus metas y sueños, y apoyarlos. ellos en tiempos de desafío. Animarnos unos a otros en sus viajes espirituales también es clave aquí.

Pon la fe primero

Fuente: unsplash.com

No importa cuánto se amen, poner la fe en primer lugar les ayuda a crear una base sólida para su relación. La fe es lo que te ayuda a despertarte cada mañana, con la confianza de que puedes conquistar todo lo que se te presente. También te da fuerza para superar la duda y la negatividad. Sin él, los problemas del mundo pueden parecer más grandes y abrumadores de lo que son.



Mantener su fe al frente y al centro de su cabeza y corazón lo ayuda a abordar los problemas en su relación (y en su vida diaria) con una mente estable y equilibrada. Incluso puede notar pequeños problemas que afectan otras relaciones, que son más fáciles de abordar en la suya. Entregar los problemas del mundo a un poder superior es una forma de eliminar la urgencia de solucionar todos los problemas de la vida de inmediato. Este enfoque de vida libre de estrés les dará tiempo para que se concentren más en lo que es importante juntos.

Siga las enseñanzas sobre el sexo

Dependiendo del estado de su relación, su fe puede exigir el celibato o fomentar una relación sexual activa. Independientemente de la doctrina particular que enseñe su fe, es importante respetarla claramente.

Las enseñanzas sobre las relaciones físicas tienen un propósito importante. Pueden protegerlo de tomar decisiones que podrían resultar en dolor o inestabilidad, o mejorar su relación de maneras que la sociedad moderna tiende a pasar por alto. Cuando el sexo no es un factor en una relación, permite que dos personas se exploren mental y emocionalmente primero. Crea una conexión única basada en algo más que una atracción física.

Cuando la fe apoya una relación sexual saludable (tradicionalmente a través del matrimonio), ocurren aún más. No solo tendrán un vínculo especial entre ustedes dos que no se comparte con nadie más, sino que también tienen el potencial de traer nueva vida al mundo y hacer crecer su amor en algo aún más grande. Claro, estas cosas pueden suceder antes del matrimonio o fuera de la fe, pero cuando tus creencias son la razón del tipo de relación física que tienes, sabes que realmente te estás honrando a ti mismo y a los demás.

Ir a servicios juntos

Fuente: unsplash.com

Si usted y su pareja pertenecen a la misma religión, asistir a los servicios juntos es vital para la salud de su relación. Los ayudará a ambos a vivir de acuerdo con lo que creen que es verdad y a mantener las enseñanzas de su fe actualizadas en sus mentes.

Cuando sigue ideas similares, puede facilitar la resolución de conflictos, el perdón llega más rápido y ofrece una perspectiva común en tiempos de confusión o lucha. Más importante aún, mantenerse al día con su fe permitirá que sus creencias sean una guía útil para ambos cuando se trata de tomar decisiones importantes.

Si pertenece a diferentes religiones, no se preocupe. Continúe asistiendo a los servicios por la fe que sigue e invite a su pareja a que se una a usted de vez en cuando (no olvide hacer un punto para unirse a ellos también). Esto no solo les dará a ambos una nueva forma de explorar uno. otro, pero también podría ayudarlo a unir sus creencias de una manera única que impulse su relación.

Oren o mediten juntos

Algunas religiones fomentan la oración, otras la meditación. Ambos ejercicios se describen a menudo como formas de conectarse con un poder superior y tener una relación personal con la espiritualidad. Cuando oran o meditan juntos, están invitando a lo divino a una conversación grupal y una relación abierta con usted y su ser querido. Esto es importante porque la guía que recibe durante estos momentos de comunicación espiritual puede ayudarlo a dar forma a sus decisiones y llevarlo a tomar decisiones de las que se sienta orgulloso.

Viva su fe fuera de la relación

La fe no es algo que deba mantenerse oculto; está destinado a ser compartido y celebrado. Sea abierto sobre su fe no solo con su pareja, sino también como pareja. No necesariamente tienes que tocar la puerta de alguien y predicarle tus ideas. A veces, simplemente vivir su fe a través de sus acciones juntos es suficiente para hablar con otra persona.

Si su fe fomenta la caridad, ayude a otros juntos. Si requiere mantener tradiciones especiales, hágalo juntos. Muestre al mundo que es un frente unido cuando se trata de vivir sus verdades. Esto reforzará continuamente cuán fuerte es su relación y fomentará el trabajo en equipo entre ustedes dos.

Cuide sus finanzas

La mayoría de las religiones tienen ciertas recomendaciones cuando se trata de finanzas. Algunos, como el budismo, fomentan la limitación de las posesiones materiales y no gastar dinero en exceso. Otros, como muchas ramas del cristianismo, instan a sus miembros a gastar su dinero en diezmos o donaciones.

Ponerse de acuerdo sobre cómo gastar su dinero con su pareja es un desafío, incluso para las relaciones que no se basan en la fe. Sin embargo, para una pareja que quiere vivir su fe juntos, mantenerse en línea con las enseñanzas financieras de su religión le quita algo de presión a este tema candente. Con menos argumentos sobre cómo gastar el dinero, metas financieras claras y una forma racional de presupuestar de acuerdo con sus creencias, habrá menos tiempo para hablar de sus fondos y más tiempo para enfocarse mutuamente.

Perdonar

Fuente: unsplash.com

El perdón es una creencia importante en muchas de las religiones más importantes del mundo. Esto se debe a que es una de las cosas más importantes que podemos ofrecernos a nosotros mismos y a los demás. No todos los momentos de tu relación serán geniales. En algún momento, lastimarán los sentimientos del otro, ya sea intencionalmente o no.

En estas situaciones, perdonarse unos a otros es una de las formas más fáciles de vivir su fe, siempre que se haga de la manera correcta. Perdonar a alguien en el exterior, sin perdonarlo verdaderamente en su corazón, solo conducirá al resentimiento en el futuro. Del mismo modo, perdonar a alguien, pero mencionar constantemente la situación dolorosa, es una señal de que no está listo para superar el problema.

El verdadero perdón no significa olvidar algo doloroso. Pero sí significa que están dispuestos a superar juntos la difícil situación. Significará limitar las posibilidades de que el problema vuelva a ocurrir y potencialmente reconstruir la relación o corregir el daño que sucedió. Un enfoque fiel del perdón es bueno para la salud de su relación y su espíritu.

Practica la gratitud

No importa cuáles sean sus creencias religiosas, casi todos pueden estar de acuerdo con la idea de que la vida, y todas las cosas maravillosas que la acompañan, es un regalo. Tómate unos momentos todos los días para pensar en ello o di algunas palabras de agradecimiento por todo lo que tienes gracias a tu relación. Esto no solo hará que sea más probable que notes lo positivo de tu pareja con más frecuencia, sino que también te ayudará a apreciar todo lo que hacen juntos.

Trate de ir más allá de lo físico. No solo esté agradecido de tener un hogar juntos o trabajos fijos, piense también en todas las pequeñas cosas. Por ejemplo, los momentos en los que se ríen juntos o lo bueno que es tener a alguien que los apoye. Una buena relación es mucho más que atracción física o afecto. Requiere tomarse el tiempo para notar las cosas invisibles que lo ayudan a enamorarse más de su pareja cada día.

Estas son solo algunas ideas a las que debe atenerse cuando intente construir una relación de la que su fe estaría orgullosa. Siempre que viva según sus creencias y lleve las enseñanzas a su vida diaria, estará en el camino correcto. Recuerde, no es necesario que dos personas tengan el mismo sistema de creencias para que esto funcione. Sin embargo, sus diferencias no deben ser tan drásticas que les resulte difícil ver las ideas y las metas morales básicas de su relación. Cuanto más hagan de su fe una parte de sus vidas juntos, más fácil será tener un amor santo.