¿Necesito clases de manejo de la ira?

Todos experimentan ira en algún momento de sus vidas, y eso está bien. De hecho, es perfectamente normal y saludable sentir ira cuando suceden cosas en tu vida sobre las que no tienes control. Es posible que experimente enojo porque alguien hizo algo para lastimarlo a usted oa alguien que le importa. Es posible que experimente enojo cuando comete un error y le cueste algo. Existe una amplia gama de razones perfectamente aceptables para sentir ira e incluso para expresar esa ira, pero determinar si necesita clases de manejo de la ira es algo completamente diferente.

¿Cuándo la ira no es saludable?



Fuente: pexels.com

Lo primero que debe observar es cuándo la ira no es realmente saludable y cuándo podría lastimarlo a usted oa las personas en su vida. Pero, ¿qué es la ira saludable? La ira saludable es cuando puedes controlar tu ira en lugar de dejar que te controle a ti. Eso no significa que no vas a gritar o golpear una almohada. Lo que significa es que puede hacer esas cosas en un lugar seguro y sin lastimar a nadie más. Significa que si necesitas gritar o gritar, te alejas de la situación en lugar de gritarle o gritarle a otra persona.

La ira saludable significa que puede reconocer qué lo hizo enojar, por qué lo hizo enojar y qué debe hacer al respecto. Reconoce que su enojo es válido y está justificado, pero también se da cuenta de que necesita reaccionar de manera razonable. Dejar que sus emociones se apoderen de usted no es saludable. De hecho, es entonces cuando comienzas a cruzar al reino de la ira malsana cuando comienzas a permitir que tus sentimientos y tus emociones tomen el control de lo que está sucediendo en tu vida.



Cuando te das cuenta de que tus emociones te están dominando, significa que estás cruzando hacia esa ira malsana, y ese es el momento en el que necesitas alejarte de la situación. Búscate un lugar tranquilo, lejos de los demás, y date tiempo para concentrarte, reconectarte y simplemente respirar. Está bien que la ira tome el control de vez en cuando, siempre y cuando puedas alejarte de la situación antes de permitir que la ira se derrame en algo fuera de tu propia mente.

Lidiar con la ira malsana

Cuando se trata de un manejo saludable de la ira, es posible que pueda hacerlo todo en su cabeza. Es posible que pueda pensar por un momento en lo que sucedió o lo hizo enojar y dejarlo pasar. O tal vez te alejas por un minuto o dos, pero luego empiezas a sentirte mejor. Sin embargo, con una ira enfermiza, el proceso de superar sus sentimientos y comenzar a sentirse mejor será mucho más complejo. Necesitarás superar sentimientos aún más complicados para llegar allí.



Sin embargo, lo más importante al lidiar con la ira malsana es alejarse de la situación. No siempre es fácil salir de una situación incómoda, pero es absolutamente crucial. Si no te alejas, corres el riesgo de decir o hacer cosas de las que luego te arrepentirás. Eso podría ser hacia un amigo, un miembro de la familia, un compañero de trabajo o incluso un extraño al azar. De hecho, si no está lidiando con su enojo de manera saludable, podría estallar en cualquier persona en cualquier momento, sin verlo venir.



En cambio, desea trabajar en habilidades y técnicas de afrontamiento que le ayudarán a aceptar su enojo y aceptarlo sin dejar que se apodere del todo. Para algunos, esto es relativamente simple. Para otros, sin embargo, es un desafío aprender este tipo de técnicas. En ese caso, puede llevarle un poco más de tiempo y requerir un poco más de perseverancia cuando se trata de cómo quiere reaccionar en lugar de la forma en que está acostumbrado a reaccionar.

Hay muchas técnicas diferentes que puede utilizar para aliviar su enojo. Puedes meditar o leer un libro o tomar una siesta. Puedes escribir en un diario o escribir cartas que nunca envíes sobre lo que te hizo infeliz. La clave es encontrar un pasatiempo o una actividad que te ayude a calmarte incluso cuando te sientes más enojado. Ahí es donde vas a empezar a reducir el efecto que la ira tiene sobre ti.

Fuente: pexels.com

A medida que empiece a trabajar lentamente en su enojo, también debe pensar en cómo evitar que se vuelva abrumador en primer lugar, en lugar de simplemente buscar formas de calmarse una vez que el enojo ya se haya arraigado. Eso significa trabajar en formas de no dejar que las cosas te molesten tanto como lo harían de otra manera. Es un proceso difícil averiguar qué cosas te provocan con más frecuencia y averiguar por qué esas cosas te están provocando una reacción tan fuerte. Aún más desafiante es descubrir cómo cambiar la forma en que se siente.

A medida que empiece a descubrir más acerca de las cosas que le afectan más profundamente y hacen que sus emociones se apoderen de usted, es el momento de analizar más de cerca lo que puede hacer al respecto. Las clases de manejo de la ira y manejo de la ira son el paso más esencial que quizás deba tomar. Quiere asegurarse de que está investigando el tipo de ayuda que está disponible para usted y de aprovecharla tanto como pueda. Después de todo, no quieres encontrarte en una situación aún más difícil porque permitiste que tu ira tomara el control total.



¿Necesita controlar la ira?

Si está permitiendo que su ira lo controle en lugar de al revés, es posible que necesite clases de manejo de la ira. Si se encuentra reaccionando instintivamente ante los desaires percibidos o ante cualquier cosa que le moleste, es posible que también desee hablar con un profesional sobre eso. Después de todo, la ira malsana se caracteriza por una falta de control. Ya sea que esa falta de control ocurra con frecuencia o solo de vez en cuando, es absolutamente necesario trabajar en ello antes de que suceda algo más serio.

Si se encuentra atacando verbal o físicamente a otras personas u objetos cuando se enoja, esa es otra razón extremadamente importante para buscar clases de manejo de la ira. Estas clases lo ayudarán a aprender las habilidades de afrontamiento que necesita para recuperar el control de sus emociones. Si bien estas son cosas que puede aprender por su cuenta, si ya se encuentra en esta situación en la que están ocurriendo ataques, es hora de buscar ayuda profesional en el proceso. Pero puede resultar difícil admitir que tiene este tipo de problema.

Otra señal de que podría necesitar ayuda con el manejo de la ira es si se enoja con frecuencia. Si siente que siempre está enojado o que incluso las cosas más pequeñas pueden desencadenarlo en un enojo total, puede significar que hay un problema. Tenga en cuenta que es posible que no haya atacado a nadie verbal o físicamente. Es posible que nunca hayas roto algo con ira o que hayas arremetido contra alguien. Pero si siente que está enojado la mayor parte del tiempo, eso también es algo que lo está lastimando. El manejo de la ira no se trata solo de aprender a proteger a los demás. También se trata de aprender a cuidarse.

Fuente: pexels.com

Si no está seguro de si necesita o no el manejo de la ira u otro tipo de ayuda, incluso puede consultar las opciones en línea para obtener más información. Si bien esta prueba no es una respuesta definitiva sobre si necesita ayuda o no, puede brindarle más consejos y hacerle saber si se encuentra en un camino peligroso.

Obtener ayuda profesional

Cuando se trata de obtener ayuda profesional, debe asegurarse de encontrar a alguien con quien pueda sentirse cómodo. Recuerde, los profesionales de la salud mental están ahí para ayudarlo a sentirse mejor y asegurarse de que reciba la ayuda que necesita para llevar una vida saludable y productiva. Obtener ayuda para controlar la ira no lo debilita ni significa nada negativo sobre usted. Significa que quieres tener el control de tu propia vida y significa que estás dispuesto a tomar medidas para conseguirlo.

Con ReGain, puede obtener la ayuda que busca a través del manejo de la ira en línea. Nunca tendrá que poner un pie en el consultorio de un psiquiatra, pero podrá obtener ayuda con el manejo de su ira. Todo lo que necesita hacer es registrarse en línea y encontrar un profesional que trabaje para usted. A partir de ahí, todas sus sesiones se llevan a cabo en línea, esté donde esté.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Cuál es la mejor terapia para controlar la ira?

La terapia cognitivo-conductual, también conocida como TCC, es una de las formas de tratamiento más populares y efectivas para diversas preocupaciones, incluida la ira. La terapia cognitivo-conductual es una forma de tratamiento a corto plazo, lo que significa que no tendrá que asistir a la terapia durante mucho tiempo para aprender una buena cantidad de habilidades y tener éxito. Las investigaciones muestran que la TCC es útil para las personas que luchan contra la ira. La terapia grupal y la consejería individual pueden beneficiar a quienes luchan con el manejo de la ira.

¿Qué haces en las clases de manejo de la ira?

En las clases de manejo de la ira, aprenderá varias habilidades que le ayudarán a sobrellevar la ira. Una de las primeras cosas que aprenderá a menudo es cómo identificar qué lo enoja o qué lo impulsa a expresar sus emociones a través de arrebatos de ira. Luego, aprenderá a afrontar o distanciarse de estos factores desencadenantes de manera adecuada. Por ejemplo, si descubre que tiene una vida muy estresante y que esto influye en sus dificultades con la ira, aprenderá a afrontar y reducir los factores estresantes en su vida. También practicarás la expresión emocional saludable en las clases de manejo de la ira. Aprenderá a comunicarse con calma y eficacia y creará una caja de herramientas que le ayudará a tener conversaciones productivas sobre las circunstancias y sentimientos de su vida. Aprender las habilidades te ayudará a desarrollar la confianza y te hará sentir orgulloso de quién eres como persona, así que no tengas miedo de pedir ayuda.

¿Cómo detengo los arrebatos de ira?

Para detener los arrebatos de ira, una de las cosas que puede hacer es apartarse cuando sienta que se está enojando. Dile a la otra persona: 'Necesito algo de tiempo para procesar mis sentimientos'. A veces lucho con la ira, y me voy a tomar un tiempo para calmarme para poder volver a esta conversación más tarde. & Rdquo; Puede dar un paseo durante este tiempo, hablar con un amigo o usar habilidades de afrontamiento como el ejercicio para desahogarse mientras piensa en cómo volver a tratar el problema. Es asombroso lo que el tiempo y la relajación pueden hacer por nuestras emociones y nuestro juicio. ¿Alguna vez has escuchado a alguien decir que estaba molesto y que simplemente se quedaría dormido? La mayoría de nosotros lo hemos experimentado hasta cierto punto. El tiempo alejado de una situación emocional puede brindarnos una visión adicional y un mejor control de las cosas que nos permiten abordarla de manera productiva y adecuada, así que tómelo si puede. Para situaciones en las que no puede alejarse, también debe aprender a manejar la ira en ese momento. Aquí hay tres cosas que puede hacer cuando está enojado y no puede alejarse:

  • Mantener un volumen de conversación bajo
  • Mantén un tono tranquilo y firme.
  • Abstenerse de amenazas, violencia y palabrería hostil

Incluso si no se siente tranquilo, actúe con calma. Además, si encuentra una causa fundamental de su enojo, es vital abordarla.

¿Cuál es la causa fundamental de la ira?

La causa fundamental de la ira varía de persona a persona. Para algunos, la causa fundamental de la ira puede ser una condición de salud mental subyacente, o una condición de salud mental subyacente puede desempeñar un papel en la ira de una persona. Para otros, la ira puede provenir principalmente de los patrones familiares con los que crecieron. Por ejemplo, si tu padre o madre siempre gritaba y nunca mostraba una expresión emocional saludable, es posible que lo hayas notado tú mismo. Eso no significa que tengas que vivir con él para siempre. Puede romper el ciclo en su familia con tiempo y esfuerzo.

La ira también puede deberse al miedo, el dolor emocional o el estrés. Los problemas de manejo de la ira son complejos y no se resuelven en un día, por lo que es importante examinar realmente de dónde proviene la ira personalmente. Todos somos diferentes, por lo que puede haber matices en su relación con la ira que no existen para la persona que está a su lado, y es esencial observar realmente lo que está sucediendo para usted como individuo único.

¿El seguro paga las clases de manejo de la ira?

Cada proveedor de seguros es único. A menudo, el seguro cubre cosas como terapia para el manejo de la ira o condiciones de salud mental que incluyen irritabilidad o enojo como síntoma. Consulte con su proveedor de seguros para ver qué cubren llamándolos o visitando su sitio web. La terapia en línea es una excelente opción para quienes no tienen seguro porque suele ser más barata que la terapia tradicional en persona sin seguro. Además, puede acceder a la terapia en línea desde la privacidad de su hogar, lo que puede ser útil cuando aborda problemas genuinamente personales como la ira. Comenzar el proceso de encontrar ayuda económica para el manejo de la ira puede ser tan simple como hacer una llamada telefónica a su compañía de seguros o buscar en Internet servicios de manejo de la ira cerca de usted.

¿Cuántas sesiones toma el manejo de la ira?

La duración de las clases de manejo de la ira o la terapia depende en gran medida del tipo de tratamiento que elija, sus necesidades individuales y con quién esté trabajando. Generalmente, sus sesiones se realizarán una vez a la semana. Sin embargo, puede decidir participar en varios tipos de apoyo para el manejo de la ira, que a menudo puede ser la forma más eficaz de hacerlo. Por ejemplo, puede asistir a terapia grupal para el manejo de la ira una vez a la semana y a terapia individual una vez a la semana. Puede tener un mes de sesiones, un mes y medio de sesiones, dos meses de reuniones o más.

¿Cuánto duran los cursos de manejo de la ira?

La mayor parte del tiempo y las clases de manejo de la ira durarán aproximadamente una hora al día una vez a la semana. Además, la terapia para el manejo de la ira generalmente toma alrededor de una hora por sesión. El manejo de la ira ordenado por la corte a menudo dura entre ocho y 24 semanas. Todos los cursos de manejo de la ira variarán, por lo que es esencial verificar con cada recurso único de manejo de la ira que considere cuánto tiempo durará.

¿Por qué me enojo tan rápido?

Si encuentra que generalmente se siente al borde, irritable o ansioso, puede hacer que se rompa rápidamente cuando sienta enojo. Si este es tu caso, es vital que te des cuenta de que tienes un estado básico de malestar que te hace más propenso a enojarte rápidamente. Si sabe esto sobre usted mismo, sabrá que necesita tiempo para calmarse cuando esté molesto. También puede utilizar esta constatación como un aviso para llegar a la raíz del problema. Quizás, en tu familia, nunca te enseñaron cómo procesar las emociones cuando eras niño. Quizás, tiene una condición de salud mental subyacente, como ansiedad o trastorno bipolar, que a veces se manifiesta como ira. No te hace mal o quebrado si te enojas rápidamente, pero es absolutamente fundamental superarlo. Las personas que descubren que se enojan rápidamente pueden cambiar esto con una terapia o tratamiento para el manejo de la ira. Los libros de autoayuda o los recursos en línea también son cosas a las que recurrir como una forma de aprender sobre el manejo de la ira. Las manifestaciones repentinas de ira pueden arruinar tu vida si las dejas, pero si obtienes ayuda y la superas, puedes llevar una vida feliz y saludable con relaciones en las que todos los involucrados se sientan seguros, escuchados y contentos.

¿Cuáles son los tres tipos de ira?

Hay muchos tipos de ira y hay muchas circunstancias en las que una persona puede enojarse, pero hay tres formas comunes en las que las personas clasifican la ira. Los tres tipos de ira son ira pasiva, agresiva y asertiva. Estas categorizaciones de enojo tienen que ver con cómo alguien muestra su enojo o agresión. La ira asertiva es generalmente lo que la gente considera una ira saludable o una ira que se muestra de manera saludable. Si una persona muestra una ira asertiva, se impondrá en el sentido de que será directa y hablará sobre el tema con franqueza. Si alguien muestra una ira asertiva, no reaccionará con rabia, no asustará a nadie más y no dañará a nadie más. La ira agresiva, por otro lado, a menudo se ve como rabia. Es el tipo de ira en la que 'ves rojo' y puede ser peligroso. La ira asertiva puede manifestarse y gritar o pelear físicamente. Dañar físicamente a alguien nunca está bien, ni tampoco el abuso verbal o emocional. Si se ve involucrado en este comportamiento, es esencial que busque el manejo de la ira. El tercer tipo de ira, la ira pasiva, es uno que muchos de nosotros ya comprendemos. Todos hemos escuchado el término 'pasivo-agresivo'. La ira pasiva o la agresión pasiva es cuando alguien intenta evitar su ira o no la expresa directamente de la manera en que lo haría alguien que muestra una ira asertiva, sino que utiliza microagresiones, formas encubiertas de menospreciar a otro o reprimirlo todo y tratar a alguien. mal porque nunca abordaron el problema. Ser pasivo puede parecer la opción más cómoda cuando estás enojado, pero generalmente no tiene un buen resultado, porque significa que nunca solucionas el problema. Como resultado, los sentimientos fuertes se acumulan con el tiempo y pueden ocurrir trastornos emocionales. La ira saludable generalmente se procesa y luego se comunica una vez que una persona se ha calmado y puede hablar sobre cómo se siente sin irritarse demasiado.

¿El miedo se convierte en ira?

Sí, el miedo se convierte en ira para algunas personas. Como se mencionó anteriormente, el miedo puede incluso ser la raíz central de los problemas de ira de alguien. La ira puede ser una reacción impulsiva para algunas personas cuando sienten miedo. Si alguna vez ha oído hablar de la respuesta de lucha, huida o congelación, probablemente pueda adivinar con cuál se relaciona la ira. Cuando tenemos miedo, tendemos a reaccionar de una manera que se registra como instintivamente protectora. Si descubre que su miedo se manifiesta como ira, es posible superarlo y modificar la forma en que procesa el miedo. El asesoramiento o el manejo de la ira pueden ser útiles en este proceso.

¿Es la ira una señal de estrés?

La ira y la irritabilidad son signos conocidos de estrés. Cuando alguien se siente abrumado, puede volverse irritable y tener un arrebato debido a la afluencia de emociones. En el campo de la medicina, se sabe que el estrés puede contribuir a varios perjuicios para la salud física y psicológica. También se sabe que la ira tiene efectos perjudiciales para la salud. La ira te afecta tanto a ti como a quienes te rodean, por lo que es fundamental buscar apoyo profesional si tienes problemas con el estrés crónico o la ira. Puede buscar ayuda para el manejo de la ira en su área o trabajar con un consejero o terapeuta de salud mental en línea. De cualquier manera, siéntete orgulloso de ti mismo por llegar y recibir ayuda. Pedir ayuda no es una tarea fácil, pero vale la pena.