¿Tengo ansiedad social? 5 signos y síntomas

La ansiedad social solo puede ocurrir en algunas situaciones, pero aún presenta muchas de las mismas respuestas mentales y fisiológicas que otras formas de estrés. Debido a que se limita a entornos sociales, las personas pueden ser muy aversivas a este tipo de situaciones y, en consecuencia, hacer que la vida se sienta limitada para algunas personas. Por ejemplo, puede parecer imposible hacer amigos o levantarse frente a otros y hablar. En este artículo, aprenderá sobre los signos de ansiedad social y cómo se puede ayudar.

Fuente: rawpixel.com



¿Qué es el trastorno de ansiedad social?

La ansiedad social, también llamada a menudo fobia social, se puede definir como un miedo marcado y persistente de ser humillado o examinado por otros, y puede abarcar muchas situaciones diferentes, como [1]



  • Interactuar con extraños, especialmente compañeros de clase y compañeros de trabajo.
  • Participar en grupos
  • Hablar por teléfono
  • Actuando frente a una audiencia
  • Entrar en una habitación donde la gente ya está sentada
  • Comer y beber en público

Independientemente de la situación específica, si a menudo hay múltiples para las personas que luchan con la ansiedad social, el miedo no está necesariamente ligado a estos escenarios; más bien, la gente tiene miedo de ser juzgada y avergonzada. Además, también les preocupa que se vean ansiosos o nerviosos frente a los demás y les preocupa que comiencen a mostrar respuestas fisiológicas como sudar y sonrojarse. [1]

Muchos de estos son signos de la afección y se analizarán con más profundidad más adelante en este artículo.



El trastorno de ansiedad social es una de las afecciones de salud mental más comunes, y se ubica justo detrás de la depresión y el abuso de sustancias. También es un trastorno de ansiedad muy persistente, y sus signos pueden aparecer a una edad muy temprana y pueden durar toda la vida sin tratamiento. [1] Este trastorno puede tener un impacto profundamente negativo en la vida de una persona y, a menudo, se asocia con un rendimiento académico más débil, dificultad para establecer relaciones sociales e incluso realizar tareas cotidianas como ir de compras puede ser un gran desafío.



Afortunadamente, la ansiedad social es tratable y puede superarse, y las personas pueden vivir vidas más satisfactorias si se identifica lo antes posible.

Los signos y síntomas de la ansiedad social

Darse cuenta de las características de la ansiedad social es el primer paso para obtener ayuda. Algunos padres y maestros pueden descartar estos signos como mera timidez; sin embargo, apuntan a un problema relacionado, pero mucho mayor. En esta sección, se proporcionarán los síntomas más comunes de la afección y, si se parecen a usted, es posible que tenga ansiedad social. [2]

  1. Conciencia de sí mismo y miedo al juicio

El síntoma más crítico de la ansiedad social es el miedo a ser juzgado, humillado o escudriñado por otros, y constituye la base y la definición del trastorno.



Es posible que estos síntomas no sean evidentes para los demás, pero si sabe que tiene estos sentimientos u otros similares, probablemente esté experimentando ansiedad social y, a menudo, se combinarán con uno o más de los otros que se analizan en esta sección.

Fuente: rawpixel.com

Si eres padre y tu hijo expresa pensamientos como '¿y si se burlan de mí?' o '¿qué pasa si piensan que lo que tengo que decir es estúpido?', esto es un indicador del trastorno y la autoconciencia es a menudo un precursor. [1]

La autoconciencia también hará que más personas sean susceptibles a la influencia de sus compañeros, especialmente durante la adolescencia, ya que es un período fuerte de aprendizaje social. Por tanto, tiene gran importancia cómo los perciben los demás, y esto permite que se desarrolle la ansiedad social.

  1. Evitar situaciones que involucren a otras personas

Si se mantiene alejado de las situaciones sociales, ya sea de forma deliberada o inconsciente, es posible que esté lidiando con la ansiedad social.

Las personas con trastorno de ansiedad social tienden a evitar diversas situaciones en las que se les pedirá que interactúen con otras personas porque preferirían no estar en un lugar que las ponga ansiosas.

Por ejemplo, un estudiante podría tratar de fingir que está enfermo para evitar ir a la escuela y hacer una presentación frente a la clase.

No obstante, aunque la evitación puede ser un signo de ansiedad social, no siempre es así. Algunas personas son introvertidas y disfrutan de estar solas y no les gusta ser extrovertidas, pero los entornos sociales no las ponen ansiosas, y aquí es donde muchos de los otros signos son importantes.

  1. Síntomas fisiológicos de ansiedad

Cuando se encuentra en un entorno social o anticipando ser ubicado en uno, es muy común que las personas con este tipo de trastorno de ansiedad tengan una variedad de síntomas físicos.

Muchos de los síntomas que las personas con ansiedad social experimentan con frecuencia son sudoración, temblores, frecuencia cardíaca rápida, rubor, tartamudeo, pérdida de conocimiento y malestar estomacal. [2]

Además, al tener estas respuestas a situaciones sociales, como se mencionó anteriormente, las personas con este tipo de ansiedad temerán los síntomas físicos, a veces más que los eventos mismos. Por ejemplo, es posible que a una persona no le guste hablar frente a otros porque sabrá de manera preventiva que comenzará a temblar y a tropezar con sus palabras, lo que a su vez empeora todo.

Para algunas personas, el control de estos síntomas a través de la medicación ha proporcionado un alivio significativo y, aunque no necesariamente aborda el miedo a ser juzgados o humillados, puede permitir que las personas manejen y superen diversas situaciones sociales, como hablar en público. Debido a que la persona confía en que su cuerpo no reaccionará de forma exagerada, esto también puede hacer que la persona se sienta más tranquila mentalmente.

  1. Postura, contacto visual y tono vocal

La forma en que se comporta puede ser un indicador de ansiedad social, y puede estar haciendo ciertas cosas sin saberlo, mientras que otras pueden ser intencionales.

Cuando estamos estresados ​​y ansiosos, la gente tiende a tensar los músculos y se sienta muy rígida. En contraste, alguien que está demasiado relajado podría encorvarse en su asiento y tener los músculos muy flojos. La próxima vez que se encuentre en una situación social que lo ponga ansioso, tome nota de su postura.

Fuente: pexels.com

La falta de contacto visual también es un signo común de ansiedad social, y esto también puede ser una señal muy primaria. Muchos animales, especialmente los primates no humanos como los gorilas machos, evitarán mirar a los ojos a algo que se considere una amenaza porque puede implicar hostilidad o que estás desafiando su poder. En los humanos, podemos evitar el contacto visual por razones similares, y aquellos con ansiedad social ven a los demás como una amenaza potencial porque tienen miedo a la humillación.

Vocalmente, las personas con esta condición pueden hablar más bajo que los demás porque temen que lo que tienen que decir sea ridiculizado. Además, decirles que hablen también puede generar más ansiedad porque están en apuros.

  1. Solo hablar con personas conocidas y evitar extraños

Al igual que el primer signo de ansiedad social que se menciona en este artículo, las personas con ansiedad social intentarán no interactuar con extraños y, en cambio, se limitarán principalmente a aquellos que conocen muy bien, como familiares y amigos cercanos.

En consecuencia, esto puede dificultar que las personas con un trastorno de ansiedad social hagan amigos y formen otras relaciones, como citas y redes profesionales.

Aunque las personas con esta afección pueden hacer todo lo posible para no tener que hablar con desconocidos, a menudo todavía existe el deseo de formar redes con otras personas, especialmente durante la adolescencia. Durante este tiempo, hay una mayor influencia de los compañeros y el rechazo de los compañeros se asocia con estados de ánimo más bajos, ansiedad y angustia. [1]

Es extremadamente común que los adultos tengan ansiedad social, y aún les importará lo que piensen los demás, pero la influencia de los compañeros generalmente no es tan poderosa a medida que pasa el tiempo. Sin embargo, los adultos con la afección generalmente la han tenido desde la adolescencia, ya que la edad promedio de aparición es a los 13 años, y el 90 por ciento de los casos ocurren antes de los 23 años, y los nuevos casos de ansiedad social se vuelven raros después de la edad de 25. [1]

Conclusión

La ansiedad social es una condición extremadamente común, sin embargo, esto no significa que sus efectos deban subestimarse alguna vez. Algunas personas mejoran con la edad, pero también puede ser persistente e intenso a medida que pasa el tiempo.

Hay diferentes tipos de tratamientos disponibles para mejorar la calidad de vida de una persona tanto en el presente como en el futuro. Los medicamentos como las benzodiazepinas son eficaces para reducir la ansiedad, especialmente en situaciones específicas; sin embargo, debido a sus efectos secundarios y al riesgo de dependencia, cada vez más médicos se han vuelto reacios a recetarlos para la ansiedad social. [3]

Por otro lado, un tipo de medicamento conocido como betabloqueantes, ha tenido éxito como un tratamiento no aprobado (no aprobado por la FDA) para la ansiedad. Los betabloqueantes, como el propranolol, se diseñaron para regular la frecuencia cardíaca y la presión arterial, pero debido a esto, pueden ayudar a reducir los síntomas físicos de la ansiedad, como un corazón acelerado, sudoración, rubor y temblores, y ha sido especialmente útil para aquellos que tienen ansiedad por el desempeño, donde una persona puede anticipar el evento, tomar la medicación y mantener la calma. [3]

Sin embargo, a pesar de que los medicamentos pueden ser efectivos para tratar los síntomas, no resuelven el miedo y la timidez de una persona. Este aspecto de la ansiedad social debe abordarse con la ayuda de métodos de tratamiento psicológico, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia de eficacia social (SET), que pueden ayudar a cambiar los pensamientos de una persona hacia los entornos sociales y ayudar a mejorar sus habilidades. en esta área. [1]

Fuente: rawpixel.com

En ReGain, hay consejeros y terapeutas profesionales y con licencia disponibles en línea para ayudarlo a superar el trastorno de ansiedad social. Con suerte, al conocer los signos de esta afección, se sentirá inclinado a actuar y vivir la vida sin limitaciones. La ansiedad social es incapacitante, pero con el apoyo adecuado, no tiene por qué ser así.

Referencias

  1. Leigh, E. y Clark, D. M. (2018). Comprensión del trastorno de ansiedad social en adolescentes y mejora de los resultados del tratamiento: aplicación del modelo cognitivo de Clark y Wells (1995).Revisión de psicología clínica infantil y familiar, 21 (3), 388-414.doi: 10.1007 / s10567-018-0258-5
  2. Instituto Nacional de Salud Mental. (Dakota del Norte.). Trastorno de ansiedad social: más que timidez. Obtenido el 19 de julio de 2019 de https://www.nimh.nih.gov/health/publications/social-anxiety-disorder-more-than-just-shyness/index.shtml
  3. Dooley, T. P. (2015). Tratamiento de la ansiedad con betabloqueantes o fármacos antimuscarínicos antieméticos: una revisión.Salud mental en medicina familiar, 11 (02) .doi: 10.25149 / 1756-8358.1102013