Terapia cognitivo-conductual cerca de mí: cómo encontrar el terapeuta adecuado para usted

Si cree que ha caído en ciertos hábitos que están teniendo un impacto negativo en su vida, entonces la terapia cognitivo-conductual tiene el potencial de ayudarlo a hacer un cambio.

En este artículo, responderemos algunas de sus preguntas sobre la terapia cognitivo-conductual, profundizaremos sobre lo que puede esperar de una de estas sesiones de terapia y también le aconsejaremos sobre cómo encontrar el terapeuta adecuado para sus necesidades.

Al final de este artículo, comprenderá mejor la terapia cognitivo-conductual y, por lo tanto, se sentirá más equipado para encontrar un tratamiento exitoso.

¿Qué es la terapia cognitivo-conductual?

Fuente: pexels.com

La terapia cognitivo-conductual, o terapia CBT, es una forma de tratamiento de salud mental, que los expertos han probado que es útil para una amplia gama de problemas.

La terapia CBT se basa en tres principios fundamentales:

  1. Los problemas psicológicos son causados ​​en parte por formas de pensar inútiles.
  2. Los problemas psicológicos también son parcialmente el resultado de la creación de hábitos de comportamiento inútil.
  3. Existen métodos específicos que una persona que sufre de problemas psicológicos puede aprender para llevar una vida más eficaz.

La terapia cognitivo-conductual ha demostrado resultados impresionantes para muchas personas en una serie de problemas psicológicos. Lo importante que debe recordar es esto: si realmente está sufriendo, hay ayuda disponible. La terapia es eficaz.



¿Qué puede tratar la terapia cognitivo-conductual?

La investigación muestra que la terapia CBT puede conducir en última instancia a una mejora drástica en la calidad de vida.

Si tiene alguno de los siguientes problemas, la terapia cognitivo-conductual puede ser para usted:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Consumo de alcohol y drogas
  • Trastornos de la alimentación
  • Problemas conyugales
  • Problemas graves de salud mental

Estos son los problemas que pueden solucionarse con alguna forma de terapia cognitivo-conductual. Estos problemas psicológicos se pueden tratar en sesiones grupales, terapia individual o terapia de pareja.

Las sesiones de terapia cognitivo-conductual pueden centrarse en métodos diseñados para controlar tanto su cuerpo como su mente, con el objetivo final de desarrollar la resiliencia mental.

Dependiendo de sus necesidades, es posible que desee reducir sus sesiones de terapia a un tipo específico de terapia CBT, por ejemplo, Terapia conductual dialéctica.

¿Qué es la terapia conductual dialéctica?

La terapia conductual dialéctica es un tipo de terapia conductual cognitiva que está diseñada para romper los patrones de pensamiento negativos que pueden conducir a un comportamiento autodestructivo.

En las sesiones de terapia conductual dialéctica, como en la terapia CBT, el terapeuta se centra en dos principios fundamentales: aceptación y cambio. Su terapeuta lo aceptará a usted y a su situación tal como es, al mismo tiempo que lo guiará a través de los pasos necesarios para cambiar el comportamiento autodestructivo.

Con este tipo de terapia cognitivo-conductual, hay cuatro partes.

  1. Terapia individual
  2. Terapia de grupo
  3. Llamadas telefónicas con miembros del personal si hay una emergencia entre sesiones
  4. Manejo de medicación

Los pacientes también completan las tareas asignadas. Un ejemplo de una tarea puede incluir llevar un diario en el que se registren las emociones, los impulsos y los hábitos que mantiene a lo largo del día.

Fuente: pexels.com

La investigación para la terapia CBT y su terapia derivada DBT ha demostrado ser un tratamiento eficaz para la ansiedad, la depresión e incluso los casos más graves de enfermedad mental. A través de la aceptación y el compromiso, los pacientes realmente pueden aprender a manejar su salud mental de una manera eficaz.

A veces puede parecer que no hay luz al final del túnel, pero incluso las personas con problemas de salud mental muy intensos han encontrado alivio a través de la terapia cognitivo-conductual.

¿Dónde puedo recibir terapia cognitivo-conductual?

La mayoría de las ciudades tienen un centro de terapia cognitivo-conductual. En uno de estos edificios, encontrará un sistema de apoyo físico completo.

El beneficio de encontrar un centro de terapia cognitivo-conductual es que viene con toda la atención del personal y sus compañeros en la terapia de grupo. Puede ser muy beneficioso conocer a otras personas como usted en diferentes fases del proceso de terapia.

Sin embargo, muchas personas enfrentan ciertas limitaciones físicas y ahora nos hemos dado cuenta de las formas en que los eventos y las crisis internacionales pueden restringir nuestra capacidad de estar físicamente juntos. Por esas razones, puede que no siempre sea mejor buscar un centro físico para la terapia cognitivo-conductual.

También hay muchas opciones excelentes en línea. Por ejemplo, Regain.Us ofrece terapia cognitivo-conductual para parejas. Responda un cuestionario que revelará sus necesidades y Regain.Us ofrece terapia de grupo, terapia individual y un equipo completo de consejeros disponibles a pedido para cuando los necesite. De esta forma, podrás recibir la ayuda que necesitas sin tener que salir de casa.

Cómo encontrar el terapeuta adecuado para sus necesidades

Comprando por ahí

Fuente: pexels.com

No tenga miedo de comparar precios. Uno de los muchos beneficios de la terapia en línea es la opción de buscar en varios perfiles e incluso reunirse con terapeutas para hacer preguntas antes de comprometerse con un tratamiento a largo plazo.

Muchos consejeros y terapeutas se especializarán en cierto tipo de problema. Por ejemplo, si está luchando contra la ansiedad, busque un consejero que ya tenga una amplia experiencia en esa área.

Pero sus necesidades no solo dependen de su diagnóstico. Quizás desee terapia de grupo, terapia individual o terapia de pareja. Lo mejor que puede hacer es conocer a un terapeuta y ver si tiene química y se siente cómodo hablando en línea con esa persona. Si no es una buena pareja, no se sienta culpable por buscar un consejero diferente. Cualquier terapeuta comprenderá la importancia de encontrar a alguien con quien se lleve muy bien.

Investigue sus opciones

Familiarícese con la terminología que podría ayudarlo a elegir un tipo de terapia que se haya demostrado que funciona con sus necesidades.

Por ejemplo, un psiquiatra podría concentrarse en las razones físicas de su condición. Examinarán los desequilibrios químicos y prescribirán un tratamiento farmacológico. Un consejero puede enfocarse en problemas ambientales como su trabajo, sus relaciones familiares, su visión del mundo y sus hábitos de pensamiento.

También debe considerar el tipo de terapia recomendada para sus necesidades. Una vez que sepa qué tipo de tratamiento se recomienda para usted y sus objetivos, puede encontrar un terapeuta que se concentre en ese momento de asesoramiento.

Recuerda tener en cuenta que si quieres medicamentos, tus opciones son más exclusivas. Solo un pequeño número de psicólogos tiene el privilegio de recetar medicamentos. Considere si es realmente importante para usted buscar la administración de medicamentos y asegúrese de elegir un consejero que pueda cumplir con sus requisitos.

Hacer preguntas

Si bien la terapia en línea garantiza que brinden consejeros altamente calificados y examinados, aún le beneficiará hacer sus propias preguntas. Piénselo, si quisiera comprar un producto caro, investigaría y averiguaría exactamente lo que está buscando. No es diferente del terapeuta correcto.

Algunas preguntas que puede hacer incluyen:

  • ¿Cuánto tiempo llevas practicando y cuáles son tus certificaciones?
  • ¿Qué resultados se han encontrado pacientes similares después de sus sesiones?
  • ¿Eres más directivo o orientador como consejero?
  • ¿Cuál es tu filosofía como terapeuta?
  • ¿Ha estado en terapia usted mismo? ¿Qué métodos funcionan para usted personalmente?
  • ¿Cómo es una sesión típica contigo?
  • ¿Da tareas o asignaciones de lectura?
  • ¿Cómo sería para usted el éxito con un paciente? ¿Cuáles son tus metas?

Escuche atentamente y sea abierto acerca de sus objetivos y necesidades. El consejero está presente para hacer que se sienta mejor y quiere saber qué le ayuda. No tenga miedo de hablar sobre lo que está buscando.

Fijar metas

Fuente: rawpixel.com

Es importante tener una idea clara de cuándo la terapia va bien y funciona para todas las partes involucradas. A veces es difícil reconocer cuándo está ocurriendo un cambio.

Afortunadamente, la terapia cognitivo-conductual incluye algunos objetivos claros para que los pacientes y los consejeros sepan exactamente cuándo las sesiones van bien.

Algunos objetivos de la terapia cognitivo-conductual

  • Aumento de la autoconciencia e inteligencia emocional.
  • La capacidad de leer sus propios pensamientos y emociones y determinar cuáles son útiles y constructivos y cuáles son dañinos.
  • Reconocer cuándo se distorsionan sus percepciones de la realidad y cómo esto puede conducir a sentimientos hirientes.
  • Una disminución dramática de los síntomas.
  • Hacer que los pacientes sean más autosuficientes mostrándoles cómo identificar el pensamiento distorsionado y practicar el autocontrol.
  • Cambiar las creencias fundamentales que podrían ser fuente de sufrimiento y, por lo tanto, prevenir problemas futuros de angustia emocional.

Asegúrese de que sus metas sean realistas y fáciles de medir para que pueda ver la diferencia en su forma de pensar y sistema de creencias.

Con estas técnicas, puede encontrar (y mantener) un consejero que funcione para usted. Terminar con el terapeuta equivocado o cambiar constantemente de terapeuta puede ser doloroso, especialmente para alguien que ya se encuentra en una situación negativa. Con estos métodos, puede encontrar un terapeuta eficaz antes de comenzar el tratamiento.

La terapia cognitivo-conductual es real, funciona y está disponible en línea. Muchas personas prefieren este modo de tratamiento porque es privado y confidencial, y también les permite elegir entre cientos de asesores calificados diferentes, para que puedan comparar precios, hacer preguntas y encontrar un asesor que se adapte a ellos y a lo que necesitan.